domingo, 22 de abril de 2018

LA SUPERSTICIÓN: IGNORANCIA O FOLKLORE (Parte 1)

Provengo, orgullosamente, de una antigua familia de campesinos alemanes y como casi todos los europeos, ellos eran muy supersticiosos. 


Si bien fui muy influenciado por estas simpáticas creencias, durante mi infancia, en especial por mi abuela materna, estas nunca me dejaron de maravillar y hasta asombrar. 


Las mismas se siguen contando desde hace unos 3500 años, de generación en generación. 


Y creo firmemente que si uno las sigue, sin fanatismo, nunca pueden hacer mal a nadie. 



Al respecto tenemos dos posiciones antagónicas. La del genio ruso Dimitri Mendeléyev, aquel que descubrió la tabla periódica de los elementos, quien afirmaba contundentemente que la superstición era una creencia basada en la ignorancia. 

Y por el otro lado, la del sabio paraguayo, León Cadogan, quien sostenía que la superstición era una parte indivisible de la cultura de todo pueblo o comunidad. 

Del mismo modo que un determinado baile, una comida específica, una artesanía o simplemente un canto. 

Pero pongamos las cosas en orden, ya que este tema se abre como un abanico y es fundamental ser bien concreto, para no perder el hilo. 


Encontré varias definiciones sobre la superstición, pero haciendo una combinación de todas ellas, conseguí esta: 


Es una creencia que sin un fundamento racional, y a la que se le atribuye algo mágico o sobrenatural tanto a un suceso, como a un objeto. Y dándole a una persona, buena o mala suerte. 

Por ejemplo, para una persona supersticiosa, los gatos negros traen mala suerte. Si el animal se le cruza por su camino, el individuo, irá en otra dirección.

No existe una sola prueba científica que relacione a un gato negro con la mala suerte.

Pero si esa misma persona ve al gato negro y luego trastabilla y cae de bruces, se lo atribuirá al felino. No importando que la vereda estuviera rota. 

Para la ciencia; la astrología, el espiritismo o el tarot son pura superstición y no son tomadas en cuenta, ni como una referencia.

Según un analista científico estarían en el mismo nivel que un amuleto o un tatuaje.

Tan fuerte se ha arraigado la superstición entre nosotros que pelea palmo a palmo con las creencias religiosas, quien ha tenido que ceder terreno en varias oportunidades. Casos como la Difunta Correa en Argentina o San La Muerte, en toda Latinoamérica, forman también parte de la superstición. 

Ahora bien, he confeccionado una pequeña lista con todos aquellos sucesos u objetos que son motivo de superstición. 

Como siempre están hechas al azar y sin orden determinado, pero si intento darles una mínima referencia de donde provienen tal superstición. 

Son las que vienen a mi memoria o las que fueron aportadas por mis amigos/as más cercanos. 

01.- Un gato negro- MALA SUERTE: En Egipto se creía que el gato era la reencarnación de los dioses, siglos después, la Iglesia Católica lo consideró como la reencarnación del Diablo, y mandó a que fueran todos quemados.

02.- Romper un espejo- MALA SUERTE: Si uno rompe un espejo, le traerá siete años de desgracias.

Esta superstición, viene de la Europa medieval cuando el espejo formaba parte de los elementos para la adivinación y su rotura predecía que algo malo iba a suceder. 

03.- Apagar las velas de cumpleaños de un soplido. BUENA SUERTE: Esta creencia se origina en la Baja Edad Media alemana y allí surgió la idea de colocar en las tortas de cumpleaños, tantas velas como años cumplían los niños, más una.

Ello augura un presagio de buena suerte, al dejar atrás todo lo malo del pasado y predecir un mejor futuro. 


04.- Encontrar un trébol de cuatro hojas. BUENA SUERTE: Los druidas de las Islas Británicas, 200 a.C., lo tenían como un símbolo sagrado.


Creían que con él, se podía ver a los demonios, escondidos en las sombras.

Otra creencia dice que, cuando Eva fue expulsada del Paraíso, se llevo un trébol de cuatro hojas; por eso, desde entonces, se cree que da suerte. 


05.- Pasar debajo de una escalera. MALA SUERTE: Es por su forma de triágulo. Antiguamente se pensaba que todos los triángulos eran un símbolo sagrado, tanto las pirámides como la trilogía de la Santísima Trinidad y, por lo tanto, era sacrílego pasar bajo ese arco.De hacerlo, le acontecería todo de lo peor.

06.- Cruzar los dedos. BUENA SUERTE: Antes de la era cristiana, existía la costumbre que dos personas enlazaran sus dedos indices, formando una cruz y así, expresar un deseo; apoyándose mutuamente con la mente, para que esto se cumpliera.

La cruz, en la era precristiana, siempre fue un símbolo de perfección y buena onda. 

07.-Derramar la sal. MALA SUERTE: Esta creencia se remonta al año 3.500 a.C. Se creía que la sal era el símbolo de amistad. De ahí que si se derramaba, la amistad se cortaba. Para contrarrestar un efecto no deseado se echaba una pizca de la sal por encima del hombro izquierdo, tres veces.

En Roma, los soldados eran retribuidos con una ración de sal conocida como "salarium", siendo éste el origen para designar con el término “salario” a la remuneración recibida a cambio de un trabajo. 

08.- El día de la boda, llevar algo prestado, algo nuevo, algo azul y algo viejo. BUENA SUERTE: Es una antigua costumbre druida, y mantenida por la cultura celta, que se revitalizó durante el Renacimiento.

Algo prestado representa el presente, algo viejo el pasado, algo nuevo el futuro y algo azul simboliza la pureza.

09.- Abrir el paraguas bajo techo. MALA SUERTE: Esta creencia inglesa del siglo XVIII, pregonaba que daba mala suerte por el antagonismo entre el paraguas y la casa.

Ya que esta protege a sus habitantes y no tolera otra protección. Si alguien lo abría corría el riesgo de soportar, en corto tiempo, una posible desgracia. 

10.- Un cuadro que está colgado torcido. MALA SUERTE: Es una superstición de la Antigua Grecia y que decía que si además de torcido, este llegaba a caer, el personaje de dicho cuadro, iba a morir muy pronto. De no ser un retrato, el dueño de la pintura se le auguraba un negro porvenir.

11.- Arrojar arroz en una boda. BUENA SUERTE: Antiguamente se tiraban trocitos de dulce a la novia, como augurios de felicidad y fertilidad.


Pero época de crisis, se les tiraba trigo o arroz, que era mucho más barato. 


12.- Barrer los pies de una soltera o una viuda. MALA SUERTE: Creencia medieval de la Europa Central y significaba que ya no se casarían.

Recuerda a las brujas, esas que no tenían marido y que volaban en sus escobas para asistir a los aquelarres o sus reuniones demoníacas.

13.- Colgar una herradura detrás de la puerta. BUENA SUERTE: Fueron los griegos quienes introdujeron el uso de la herradura en la cultura occidental, en el siglo IV a.C.

Según ellos, el hierro -en forma de media luna- protegía de los hechizos, impedía la entrada de brujas y de todo mal. Se le atribuye a San Dunstan el poder contra el mal, si se cuelga sobre la puerta de una casa. 

Sigo afirmando que la superstición nada tiene que ver con la ignorancia, y él que así lo afirme, está totalmente equivocado, ya que es una tradición tan válida como cualquiera que nuestras abuelas nos hayan enseñado. Es tanto el material que he acumulado que les garantizo que la segunda parte será mucho mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario