domingo, 16 de abril de 2017

MADRES PONEN GRITOS EN EL CIELO

Posiblemente el VPH o Virus del Papiloma Humano, sea la enfermedad de transmisión sexual más común que exista, pero la menos conocida, aunque tan letal como las otras. 

Antes de seguir adelante, vamos a definir bien que es el VPH. Estos son grupos diversos de virus ADN que pueden causar cambios en las células permitiendo la formación de tejido anormal. 


Hoy existen más de 150 tipos del virus del papiloma humano (VPH), pero sólo 20 provocan enfermedades en los humanos, especialmente en al área genital.


Tales infecciones pueden provocar desde una simple verruga, pasando por lesiones pre-cancerosas, hasta llegar al cáncer de cuello de útero, de vagina, de vulva y el de pene. Descubriéndose hace poco cierta relación con el cáncer de ano. 

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) esta enfermedad ataca al 25 % de las mujeres, siendo la mayoría de ellas, menores de 25 años.

Aunque existe un segundo grupo más reducido entre los 40 y 50 años.

Igual que en todas las infecciones de este tipo, mucho tiene que ver el cambio seguido de pareja, la promiscuidad o tener sexo fuera de la pareja, sin las precauciones del caso. 

Por lo tanto es muy recomendable el uso del condón cuando no sean parejas estables, indistintamente la opción sexual que elijan.

Para tener cierta seguridad es útil y necesario consultar al médico de cabecera para un control semestral y así eliminar riesgos.

Ahora bien, para prevenir contraer esta enfermedad, la misma OMS y varias organizaciones científico-sanitarias aconsejan la vacunación a casi toda la población. 


Añadir leyenda
Pero comenzando con las niñas, antes que inicien su vida sexual, es decir, menores de los 14 años.

Ya que son el grupo de riesgo más grande. Con esto se podría llegar a garantizar la máxima efectividad de la vacuna.

Sirviendo esto como un punto de partida para erradicar definitivamente este tipo de infecciones y todas las variantes que estos virus podrían acarrear. 

Existe un segundo grupo de riesgo, que son las parejas homosexuales de varones, ya que con la vacunación, se podría evitar el cáncer de ano y de pene.

Y el de lesbianas, ya que estos virus pueden contagiar a una mujer ya inmunizada contra un tipo de VPH pero contraer una infección de virus muy diferente.

No tiene importancia que ya se haya tenido relaciones sexuales, lo mismo se recomienda la vacunación. 

Lo terrible de esta enfermedad es que no existe un tratamiento para su cura y solo se espera que la vacuna genere en el organismo sus propios anticuerpos, en las mucosas genitales.

Únicamente se extirparan las lesiones que esta cause, mediante la cirugía de cáncer de cuello de útero, de vagina o de vulva.

Es idéntico en los varones, siendo el cáncer de pene, el de mayor incidencia y el de ano entre los homosexuales. Las verrugas suelen ser un síntoma de infección. 

Es clara la posición de la OMS, al insistir en la vacunación masiva en aquellos países donde la tasa de casos se haya disparado por encima de lo aceptable.

Recomendando que todo quede a cargo de los entes sanitarios de cada país.

Solo cambió desde el 2009 a 2016, su recomendación de bajar de tres a dos dosis en las niñas entre 9 y 14 años. Hasta acá presenté ante ustedes el Virus del Papiloma Humano, como una terrible enfermedad contagiosa; sin embargo existe un lado oscuro en todo esto. 

Se inició con la muerte de tres niñas ocurridas en España que, luego de los apropiados estudios forenses, dio como resultado, cierta relación con un efecto secundario de la vacuna.

Pero por desgracia estos no fueron los únicos casos en aquel país. 

Así nace la Asociación Española de Afectadas por la Vacuna del Papiloma Humano, entidad sin fines de lucro que pretende frenar la vacunación masiva hasta tanto no sea realmente segura.

En el resto de Europa también prendió la idea y las madres se reunieron para pedir explicaciones a sus gobiernos y que estos intimen a los laboratorios a no falsificar los resultados y así conseguir la tan necesaria aprobación para figurar en su Vademecum nacional. 

Sin embargo la OMS hace caso omiso de los cientos de reportes adversos que les llegan desde todos los países miembros.

Y aunque estos comienzan a figurar en las tapas de los principales matutinos del mundo, esta entidad no rompe el silencio.

Los numerosos grupos anti-vacunas alegan que las reacciones se producen por el alto contenido de aluminio en la composición de la vacuna.

El único argumento en su defensa que tiene la OMS y las ONGs que la secundan, es que todas las vacunas tienen efectos desfavorables. 

Este pobre argumento no convence a las madres que perdieron a sus hijas a causa de la vacuna del VPH.

Mientras que esas muertes ya no se pueden ocultar. Los padres lo relacionan con el aluminio que contiene la vacuna.

También en Estados Unidos, llegaron unos 12 mil reportes, en el año 2016, al Departamento de Salud. De los cuales 1645 tenían que ver con la vacuna y 728 casos debieron indemnizar a la familia, según un plan estatal de compensación. 

Muchos padres declararon que sus hijas sufrieron convulsiones epilépticas para luego pasar a una Unidad de Terapia Intensiva por un par de días.

Pero esto es raro, ya que es más frecuente observar reacciones severas en la zona donde fue inyectada la vacuna.

Como dolor, una gran zona roja y una buena hinchazón. Acompañado de fiebre, dolor de cabeza, náuseas y a veces vómito. 

El Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas (GACVS, en inglés) afirma que se han entregado 175 millones de dosis de la vacuna, en todo el mundo.

Pero no dice nada sobre el número de muertes causadas por la inoculación de tal vacuna.

Los padres no solo cuestionan la eficacia de la vacuna dada en niños sino que exigen caminos alternativos.

También afirman que solo previene de algunos pocos tipos de virus, pero no de todos.

Antes de terminar este comentario es interesante que se conozcan tres datos muy importantes a tener en cuenta: Primero, los padres cuestionan la eficacia de la vacuna ya que una vez contagiada la persona puede tardar 30 años en desarrollarse el cáncer. Segundo:

Hay países donde es obligatoria la vacuna, como Chile y Paraguay, donde los padres no tienen la opción de oponerse, cosa que contradice el espíritu de cualquier Constitución en cuanto a los Derechos Civiles. 

Y Tercero, la vacuna es relativamente nueva y no se sabe cuales serán sus efectos a largo plazo. Y como perla final, en Colombia se habría descubierto que el laboratorio Merck & Co, productor de la vacuna Gardasil, habían incentivado a las autoridades sanitarias.

Si lo hicieron allí puede que sea una costumbre de ellos en todos los países y de todos los laboratorios, Pero mientras las madres no reciban de los gobiernos o de los mismos laboratorios una respuesta coherente, seguirán poniendo el grito en el cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario