domingo, 18 de junio de 2017

MORBOSOS Y PSICÓPATAS

Según afirma un conocido dicho: “Hay muchos más locos sueltos que encerrados en un manicomio”, y podría decirse que eso es totalmente cierto. 

Y también, no es menos cierto que, en determinado momento, todos nosotros seamos un poco morbosos y algo de psicópatas. 


Estas dos tendencias insanas están escondidas muy dentro de nosotros, formando parte indivisible de la esencia misma del ser humano. 

Pero existe una enorme diferencia. Entre ser propensos y tener ciertos lapsos, a padecerlos crónicamente estas dos tendencias a la psicopatía. 


Es que estamos todos tan preocupados por ganar dinero o al menos mantenernos a flote, que no tenemos tiempo para reparar en estos dos ítems. 


Es que las características de ambas disfunciones bien pueden confundir hasta al más versado en la materia. Es por esta valedera razón, que cuesta tanto identificar a uno de ellos. 

Muchos personajes de ficción, tales como Norman de la película “Psicosis”, el Dr. Hannibal Lecter del “Silencio de los inocentes”. 

O bien, casos reales como la mayoría de los llamados asesinos seriales y algún que otro dictador hispanoamericano, tienen una particularidad que los caracteriza. 

Ellos se ven totalmente normales, sin ningún tipo de delirio y con un nivel de inteligencia muy por encima de lo normal. Y aunque son despiadados, saben muy bien como esconder dicha “virtud”. 

Por lo tanto, antes de seguir adelante, me gustaría definir con claridad lo que es el morbo y que es la psicopatía. 

Todo muy por arriba, solo para aclarar el tema y sin profundizarlo, de lo contrario esto sería una palestra universitaria sumamente aburrida y eso es todo lo contrario a lo que pretendo. 

El morbo es un impulso irrefrenable de percibir con los sentidos todo aquello que se encuentra clasificado como prohibido. 

Y que produce un retorcido placer al entrar en contacto con lo que se supone es tabú, sucio, impúdico y hasta truculento. 

Muchos lo circunscriben al sexo, pero esa es solo una de las facetas del endemoniado morbo. 

Están los que buscan fotos de asesinatos violentos, o concurren a ver accidentes y se regodean con los amputados o concurren frecuentemente a todos los cementerios a presenciar el llanto de los deudos, por dar unos cuantos ejemplos, elegidos al azar. 

El ser morboso es una actitud perfectamente normal, siempre y cuando no traspase los parámetros establecidos, porque de hacerlo ya se tornaría patológico. 

Y por supuesto, eso conduciría definitivamente a tener muy graves problemas en las relaciones con las otras personas y probablemente sea segregado totalmente de su grupo social. 

Mientras que el psicópata es un individuo perverso e inmoral que representa todo lo más bajo de la sociedad. 

 Muy bien se los podría calificar como unos verdaderos monstruos. Un caso concreto serían los distintos tiranos y dictadores, que todos hemos visto o leído en alguna que otra oportunidad. No quiero citar nombres para evitar cualquier tipo de polémica inútil. 

Existen varios tipos de psicópatas como los “controlados” quienes reprimen hasta último momento toda su violencia. 

Los “descontrolados”, que son los que se enojan muy fácilmente y luego son difíciles de contener toda su furia. 

Los “carismáticos” son aquellos que tienen un “ángel” innato y pueden manipular a sus anchas, con un propósito oscuro y que puede ser de orden comercial o bien sexual. 

Existe una clasificación mucho más amplia, tanto para los psicópatas como para los morbosos. 


Pero creo que les sería mucho más útil que les diera una forma bien fácil de individualizarlos, por medio de la simple observación visual, anexadas a un rápido pero astuto dialogo de un par de minutos. 


Creo que estas son las principales características a detectar en cualquier individuo que les parezca un poco sospechoso. 


1.- Permanentemente se sobrestiman, pareciendo tener una gran dosis de soberbia y pedantería. 

Y en verdad son mucho más agudos e inteligente que las otras personas. Les encanta alabarse. 

2.- Son compulsivamente mentirosos, reconociéndose en ellos una gran originalidad y destreza para hacerlo.

3.- Jamás creen ser culpables y mucho menos sienten remordimiento. Sus disculpas por lo general suenan muy convincentes. 

4.-Son indiferente ante el dolor, los sentimientos o las necesidades de los otros. Por lo general no se relacionan bien con la gente y salvo raras excepciones, casi no tienen amistad alguna. 

5.- No tienen control conductual, y tampoco confía en otros para que lo puedan contener, por lo tanto, cualquier estímulo puede desatar su ira y será difícil luego controlarlos. 


6.- Sus problemas de conducta vienen de la infancia, probablemente por cuestiones familiares e incluso de intenso y reiterado acoso escolar. 

7.- Son tremendamente impulsivos, producto de su carácter en el cual la paciencia no figura en sus diccionarios. 

8.- Son totalmente incapaces de asumir cualquier tipo de responsabilidad en alguno de sus actos. 

9.- Por lo general, tienen una actitud delictiva que la traen desde la misma juventud. Así como que tengan prontuario en la policía, ya que planifican muy bien lo que hacen y se hace difícil probar su culpabilidad. 

10.- Tienen una gran capacidad para adaptarse fácilmente a cualquier tipo de acto criminal. 11.- Si bien no son muy sociables, sin embargo todos ellos despiden un aura mágica que magnetiza y los hace realmente encantadores. 

12.- Como tienden al aburrimiento, es necesario que busquen constantemente nuevos y excitantes estímulos. 

13.- Tienen una gran capacidad para manipular gente, hechos y situaciones a su entero antojo, como si fueran hábiles prestidigitadores de un circo. 

14.- Son muy superficiales en su trato con la gente, evitando a toda costa conocerlas, tal vez por miedo a salir defraudados. 

15.- Sus rutinas se ajustan a un tipo de vida parasitaria, probablemente viviendo a costas de sus padres o de algún pariente muy cercano. 

16.- Su conducta sexual tiende a la promiscuidad, ya que le es imposible mantener una verdadera relación estable. 

17.- No tienen nunca metas a largo plazo, por lo que intenta vivir lo más intensamente que pueda el presente. 18.- Siempre tiene un motivo válido o una buena excusa para hacer lo que hace. 

19.- Nunca realizan las cosas porque sí. Ellos planifican al detalle cada paso que dan. Pero si algo sale como lo tenían planeado, se pierden y, entonces estallan en un rapto de intensa furia.   20.- Ya tienen las herramientas necesarias como para enfrentarlos. Y espero que tengan muy buena suerte en su cacería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario