martes, 15 de julio de 2014

LA LOCA FAUNA DEL FACEBOOK

Desde hace más o menos unos tres años que frecuento la red social Facebook. Y no puedo dejar de reconocer que a través de ella, he podido relacionarme con mucha gente interesante, algunas de ellas, de la misma ciudad en la que vivo y que si no fuera por esta, jamás me hubiera relacionado. 

Ni que decir de la gran cantidad de “amigos virtuales del exterior, con la cual nos enviamos mensajes diariamente. 

Ni la alegría de conocerlos, mediante la magia de la tecnología, que es la video-llamada. 

Pero lo que más valorizo y le agradezco infinitamente, a esta red, es el hecho de haberle dado un gran impulso a mi carrera de escritor y corrector. Cuando comencé, apenas me conocían los lectores de los diarios en los que se publicaban mis comentarios, siempre a nivel local, llámese Ciudad del Este. 
Actualmente se lo ven por toda la red de Internet, e incluso, para mi sorpresa, los he reconocido traducidos al ruso y japonés. 

Cada uno utiliza a la red como más lo crea conveniente, que por lo general, es para recreación, para hacer “levantes” o bien para espantar el simple aburrimiento. 

En mi caso lo uso para enviar archivos al exterior, especialmente a las 42 páginas de noticias de 26 países diferentes, pero poniendo énfasis en aquellos donde se concentran grupos de residentes paraguayos. Y también para recibir o enviar textos para corregir o corregidos. 

Pero no todos lo usan, como en mi caso, para trabajo. En el transcurso de estos maravillosos tres años, he conocido a personas con ideas y formas tan opuestas a las mías y que en algunos casos me alegré y en otros directamente me espanté. 

Con los primeros, mantengo una muy fluida relación virtual y a muchos de ellos los he llegado a conocer personalmente. Ellos me han enriquecido espiritualmente, pero también enseñado muchas cosas que desconocía totalmente. 

Su influencia ha sido totalmente beneficiosa para mí, con lo que ya se justificaría cualquier intento por fortalecer aún más, esas maravillosas relaciones virtuales. 

Pero no todo es color de rosa, dentro del Facebook, ya que también existe una verdadera fauna de gente desquiciada que lo utiliza para difundir sus locuras o manías como si fueran hazañas o bien lo hacen de buena fe, pero no tomando en consideración los sentimientos de los demás. 

Por lo general no soy de tener mucha paciencia, ni dar tantas oportunidades, es por eso que hasta la fecha he borrado de mis contactos, a más 200 personas, con las cuales nunca llegue, por uno u otro motivo, a congeniar. 

Gracias a mis amigos, llegué a confeccionar una pequeña lista de la gente que ha dejado mis registros de “amistad”. 

No guardan ningún orden especial, si no que está hecha en la medida que iba recordando. 

Entre los que considero “gente tóxica” figuran en primer lugar "Los “acaparadores estadísticos”, que son aquellos que tienen 4 a 5000 seguidores, de los cuales solo conoce a unos 60, y el resto solo les sirve para ufanarse de su gran popularidad, aunque jamás te haya enviado ni siquiera un mísero saludo. 

Luego se encuentran "Los fanáticos religiosos”, donde su mayor aporte consiste, en comentar frases religiosas, versículos del Nuevo Testamento, imágenes de Jesús, diversas vírgenes y santos. 

Por lo general realizan con agrias y airadas críticas a quienes no están totalmente de acuerdo con ellos y por lo tanto descalificando a todos los que se les opongan. 

También se dedican a repartir bendiciones a diestra y siniestra, como si fueran encomendados por el mismo cielo para hacerlo. 

“Los amantes de los jueguitos” han sido los primeros a los que defenestré, ya que me resultan molestos e irritantes. A cada rato te torturan con sus malditas invitaciones a juegos de porquería y todo tipo de aplicaciones.

“Los perfiles falsos” son otra plaga que directamente no los acepto. Ellos se ponen nombres bien exóticos como “Alegre Salchichón” o “Bola Peluda”, son egresados de la “Universidad de la Calle” o “Aprendiz de todo y Oficial de Nada” y por lo general se dedican compulsivamente a descalificar todas tus opiniones o a insultarte abiertamente, escudándose siempre en la impunidad del anonimato. 

"Los chupamedias políticos” son un grupo de militantes, simpatizantes, “hurreros”, “planilleros” “succiona-calcetines” y otros badulaques dedicados a elogiar desmedidamente a su partido político o candidatos a ser elegidos. 

“Las bipolares” son por lo general, mujeres que al entrar en el Facebook, sienten deseos irrefrenables de contarles a todos el mundo, su estado de ánimo. 

Sus comentarios son frases ajenas de auto ayuda, pero que nunca las siguen. Cuenta todo, incluso cuando tiene necesidad de orinar. 

“Los fanáticos del futbol” son aquellos seres molestos que se asoman a sus muros, solo para torturar a los partidarios de su club rival, satirizándolos con fotos o malos chistes los bajos rendimientos de aquel.

“Los amantes del Alcohol” son individuos que solo se divierten al subir fotos de cuanta farra sea invitado u organice, contando como si fuera una gran hazaña el hecho de consumir un montón de botellas o latitas de bebidas alcohólicas. 

A veces sienten gran placer subiendo fotos de comidas. No le importa que sea un obeso y que solo se está envenenando. 

A esta lista no podían faltar “Los pesimistas” que son todos aquellos que suben solo las más negras noticias que pueda mostrar. 

Se complace en las fotos sangrientas con motociclistas destrozados, heridos de todo tipo, asaltos donde haya muchos muertos, todo critica, todo está mal y por sobre todo nada le viene bien. 

Al grupo de “Los piojos resucitados”, es decir gente humilde que gracias a su esfuerzo personal o no, le encanta subir solamente las fotos de todos sus bienes materiales, especialmente aquellos que considere bien fastuosos y que le permitan borrar sus años de hombre pobre. 

La gran mayoría de ellos ya te miran por encima del hombro y se tienen a ellos mismos como grandes ganadores. 

Y por último, al menos en mi lista, son “Los ignorante”, aquellos que no saben absolutamente nada pero igual opinan, incluso con tantas faltas de ortografía que en realidad revuelve las tripas. Así es esta red, la amas o la dejas. Vives aceptando el disenso o bien morirás finalmente de un ataque cardíaco. Al menos así lo veo yo.

4 comentarios:

  1. Sin dudas querido amigo, de vez en cuando es necesario detenerse un momento, volver la vista hacia atrás, tomar aliento, hacer una catarsis curativa.............y seguir...

    ResponderEliminar
  2. asi es y como tu he encontrado bastantes amigos de verdad........que sigas asi saludos desde alemania

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches, yo tambien e encontrado amigos de verdad, con tu permiso lo puedo compartir?

    ResponderEliminar
  4. ****.... Excelente disertación, Amigo Facebookiano....en un todo de acuerdo con los comentarios tan explícitos y categóricos..... y lo que más me agradó fue su final, un final tan familiar que rezaba " Así lo veo Yo " recordando a un famoso que fue Árbitro de Fútbol en los años 1960...Terminada su Carrera como Árbitro se dedicó de lleno a los Medios, donde tomó relevancia en el programa " La noche del Domingo" de Gerardo Sofovich, en el cual se encargaba de comentar la Ficha Futbolística del Día. Allí se hicieron famosas sus Secciones «La Perla Blanca» y «La Perla Negra», en las que elegía el mejor y el peor desempeño de la jornada, finalizando su Espacio con su Frase más famosa: « Por lo menos así lo veo Yo » Ese famoso era nada más ni nada menos que el Señor Guillermo Nimo.... Recuerdos de Abuelos... y feliz de poder escribir sobre este personaje del Deporte...Va un saludo cordial....

    ResponderEliminar