sábado, 4 de junio de 2011

LAS POTENCIAS CODICIAN EL URANIO PARAGUAYO

El perfeccionamiento de los nuevos misiles y balas que matan a distancia con el DU (uranio empobrecido) recientemente usado en Irak, y que la comunidad política internacional ha intentado mantenerlo oculto en un silencio cómplice. Once mil soldados norteamericanos han muerto por radiaciones y 500 mil siguen el mismo camino pero en una lenta agonía. Paraguay tiene la suerte de poseer suficientes yacimientos de uranio de baja radiación y a flor de tierra, siendo su explotación de muy bajo costo.


Teniendo en cuenta que el próximo cambio climático está pronosticado que será el hemisferio norte quien sufra las primeras y dramáticas consecuencias. EEUU ha revalorizado toda su estrategia sobre los centros de producción de alimentos de Sudamérica, así como el sur de África. 

Una prueba de ello es la muy estrecha colaboración entre la gestión Bush y Colombia (Plan Colombia, que está resultando un verdadero fracaso), ya que Colombia es una zona política y militarmente conflictiva; con graves enfrentamientos internos entre las FARC y el gobierno de Álvaro Uribe. 

Si esto se le suma que el tablero político internacional está siendo cambiado violentamente siendo EEUU, el más perjudicado ya que existen indicios de una rápida retirada de sus bases en Asia. La evidencia concreta de ello está en que Uzbekistán le ha solicitado al Tío Sam que retire su base militar. 

Por lo que de una manera u otra pone freno al militarismo de Bush en Asia y le da tiempo de sobra a Irán para disponer de lo último en tecnología misilística contra aviones invisibles y satélites espías. 

Mientras tanto la guerra contra Irak se le vuelve a Bush, como un segundo Vietnam, la guerra de nervios contra Irán se está volviendo una derrota política ya de antemano. 

Es seguro que muchas de las nuevas bases militares de EE.UU. en Asia tengan los días contados. Si EE.UU. está perdiendo terreno en Asia, debe ganarlo en otro hemisferio. Sudamérica es el candidato ideal para reforzar la presencia militar de la administración de Bush. 

Sin embargo todos los recursos de esta región pasan por la influencia del eje Brasilia-Buenos Aires-Caracas. Aún siendo así, EEUU, encontró un resquicio escondido en donde poner su pie como cuña: Las reservas energéticas del Chaco paraguayo; un enclave geopolítico pequeño entre Brasil, Argentina y Bolivia. 

Si bien estas reservas no son tan abundantes como las venezolanas, el Chaco paraguayo podría permitir a EE.UU acceder a recursos mucho más valiosos que el mismo petróleo y el gas oculto en sus entrañas: el poder del uranio paraguayo. 

Es esta una de las razones más poderosa de todas, la que atrajo al Secretario de Estado Donald Rumsfeld a visitar Paraguay. 

¿Por qué uranio paraguayo? 

Simplemente porque los yacimientos se encuentran muy a flor de tierra, en sitios deshabitados, pero no muy lejos de rutas nacionales. Lugares bien estratégicos que hasta se podrían convertir, con el permiso del parlamento, en excelentes cuarteles militares norteamericanos, que englobarían a las futuras minas de uranio, quedando ellas dentro del perímetro de probable cuartel y pasando a ser estos un rotundo secreto militar como el caso Rosswell o el famoso Área 51. 

Si las minas de uranio son fáciles de explotar, también cabe la posibilidad de que el material sea recolectado y llevado del país sin que las autoridades ni nadie se enteren al respecto. 

Aparentemente se encontraron en Yuty, (Dep. de Caazapá), minerales con alto contenido de uranio, pero de baja calidad comercial, lo que comúnmente se denomina uranio empobrecido o que tiene poca cantidad de protones alrededor del núcleo. 

¿Por qué cuarteles norteamericanos en Paraguay? 

EE.UU necesita instalar una base militar más amplia de la que ya tiene en el Chaco paraguayo (clandestina hasta la fecha) una base que pueda almacenar y proveer de armamento nuclear, incluso misiles balísticos, para asegurar su hegemonía en Sudamérica, sobre las reservas alimenticias y energéticas de la misma. 

Por supuesto, jamás declararían públicamente esta posibilidad la administración Bush, ya que generaría un rechazo internacional a los EE.UU. La instalación de este tipo de armamento está prohibido por las leyes de Paraguay; pues significaría una agresión directa contra Brasil, Argentina y Bolivia y una base militar de EE.UU. viola los acuerdos del Mercosur. 

 ¿Dónde están situadas? 

Desde 1969, EEUU tenía el proyecto de instalar una base militar. En 1983, técnicos americanos construyeron la base denominada Mariscal Estigarribia, en el Departamento de Boquerón. Esa base posee radar, amplios hangares y una torre de control de tráfico aéreo. La pista, de 3,5 Km es más grande que la del Aeropuerto Silvio Pettirossi de Luque. Fue restaurada y ampliada en los años 90. Permite aterrizaje de aviones, como los Galaxy y los B52. 

En 1994, los americanos comenzaron a construir otra base, llamada Camino Largo, en el Departamento de San Pedro, donde hay presuntamente depósitos de uranio. En Departamento de Caazapá, región oriental, hay otra base, también construida por técnicos americanos. 

A través de notas firmadas con los Estados Unidos, (05/05/2005), el Paraguay autorizó el ingreso de 400 soldados americanos, vigente a partir del 1º de julio de 2005 al 2 de diciembre de 2006, con la posibilidad de prórroga. 

Y, según consta, el proyecto es ampliar las instalaciones de Mariscal Estigarribia de modo de acuartelar cerca de 16.000 soldados. 

No queremos ser cómplices 

Paraguay, país de paz, no quiere ser cómplice en un genocidio y la guerra de Irak es un ejemplo claro. Muchos documentos demuestran que EE.UU. está usando armas de destrucción masiva contra la población civil iraquí, incluso como algo premeditado. 

Las armas que utiliza son las que están hechas de uranio empobrecido, un elemento nuclear de baja potencia. Si en Vietnam fue El Factor Naranja, hoy es el uranio empobrecido el elemento elegido. El uso de este componente fue usado tan ampliamente, que ya algunos llaman a la guerra de Irak la “Primera Guerra Nuclear de Baja Intensidad”. 

Los daños a la población civil iraquí son de proporciones apocalípticas, suficientes como para justificar las denuncias de genocidio que se hicieron en contra de George Bush y Tony Blair. 

También es público que la Nueva Doctrina Nuclear de los EE.UU. prevé el uso táctico y masivo de armas nucleares de baja potencia contra amenazas diversas, incluso países con armas convencionales. 

Esta doctrina tiene a las armas nucleares como una herramienta estratégica no solo a nivel militar, sino a nivel político, ya que su uso incluye la disuasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario