domingo, 13 de diciembre de 2015

¿POR QUÉ MI PRIMER LIBRO RESULTÓ UN ASCO? - Parte II

Luego de la gran aceptación que tuvo la primera parte y viendo que aún me quedaba mucha tinta en el tintero, decidí escribir la continuación. 

Por lo tanto y sin ninguna pérdida de tiempo, paso a contarles algunos pequeños detalles que conspiran contra el éxito de cualquier libro. 

9.- Es bueno agradecer, pero tampoco abuse: Si bien es muy importante y demuestra la calidad de ser humano que el autor es, a veces a los lectores eso les indigna. A estos, al fin de cuentas, es el usuario y quien está pagando.

Y siempre es el cliente quien tiene la razón. No todo el tiempo está dispuesto a leer repetidas biografías tristes, con fondo de violín. 

Y años de sufrimiento y rechazo que tuvo que soportar el autor. 

Por lo tanto, sea menos llorón y saltee esa parte del libro. 

Sepa que todo escritor tiene muchas facturas que pagar y esta es una forma de hacerlo. 

Hasta que su libro ve la luz, el autor tuvo que rodar por una larga secuencia de hechos desafortunados. 

Y ahora que ve el fruto de sus desvelos, no tiene otra cosa que reconocer a todos los que lo han apoyado, en los malos momentos. 

10.- Utilice personajes creíbles y no huecos: Nunca subestime al lector, eso es también un gran pecado. 

No proyecte sus frustraciones creando seres tipo “Barbie y Ken” que sugiere como posiblemente le hubiera gustado ser. 


Individuos perfectos, que jamás se despeinan, no van al sanitario o que sus desechos biológicos huelen a jazmín. 

11.- Dele un buen ritmo a sus escritos: Esa es una recomendación fundamental que siempre les hago a mis alumnos. 

Cuando la trama y los personajes se suceden como en cámara lenta, los lectores comienzan a dolerles las mandíbulas de tanto bostezar. 

Mientras que el autor se detiene demasiado para destacar estupideces de un orden muy secundario. 

Olvídese las reflexiones que hacía el personaje, sobre su niñez, mientras distraídamente este orinaba contra el grueso tronco de un viejo árbol. 

12.- Guarde muy bien todas sus posturas a nivel personal: Como antes ya dije, no subestime jamás. Por lo general el lector es un ser pensante con ideas propias y definidas en cuanto a religión, ideología política y todo lo referente a lo que es supuestamente moral y ético. 

Intentar torcerle el brazo para hacerlo cambiar de ideas es totalmente contraproducente. Corre el serio peligro de no solo perder un lector, si no de ganar un enemigo. 

13.- Nunca embista contra personajes polémicos vivos o muertos: Piensa que solamente eres un escritor, que cuenta historias y dibujas sentimientos y no un historiador consumado. 

Ya que para esto se necesita mucha investigación tanto de escritorio como de campo. 

Luego ya con toda la bibliografía y el resto del material acumulado, irás armando su rompecabezas. 

Sea como sea, al final tomarás partido por uno u otro lado y eso es reamente odioso.

Aún con argumentos sólidos, evita la falta de respeto, la injuria y las ofensas gratuitas que pueden atentar contra la sagrada imparcialidad. 

Tanto descalificar puede llegar a resultarle tedioso y monótono para el lector, corriendo el serio riesgo que tu libro termine sus días, nivelando la pata de alguna mesa. Eso sin contar con todos los nuevos enemigos que vas a ganar. 

14.- Coloca una muy resumida biografía en la contratapa: Con los principales hitos de su vida literaria y sus próximos proyectos a muy corto plazo. El resto de la información guárdalas para futuras ediciones. 

No te pintes como un súper héroe/ina ni una víctima del sistema, que vos, gracias a tu denodado y tremendo esfuerzo, supiste vencer. El lector adora el bajo perfil y este huele de lejos a los pedantes y llenos de arrogancia. 

15.- Evita siempre que puedas, a los estereotipos: Si bien estos atraen a los lectores menos exigentes y más jóvenes, de aquellos que apenas leen uno por año. 

Las posesiones diabólicas, donde la protagonista arroja un vómito verde, vampiros seductores que se enamoran. 

Virus que transforman a los muertos en zombies, los niños/as pobres y sin familia, que luego de mucho sufrir, se vuelven súper ricos y famosos. 

La idea es alejarte lo más que se pueda de aquello que se repite una y otra vez. Eso es para que abras la línea argumental y ocupes nuevos espacios. 

Haciendo esto, te alejarás totalmente de la masificación en que viven muchos escritores mediocres y así intentar sobresalir del resto. 

De a poco irás adquiriendo tu propio sello característico, único y original. 

16.- Mucho cuidado con los plagios voluntarios o no: En la mayoría de los casos, existe una fuerte influencia de escritores de una personalidad vigorosa casi imposible de sacársela de encima y por eso, hay que trabajar en ello. A no olvidarse que, en cualquier caso, es un grave delito. 

Pero hay escritores, si se los puede llamar así, ya que viven del plagio. Un caso muy concreto es el de Paulo Coelho.

Su mayor éxito comercial, “El alquimista”, es un cuento corto de Jorge Luis Borges, al que Coelho solo alargó. Su viuda, María Kodama, aún continúa con este pleito en los estrados judiciales.

La casi totalidad de sus libros de autoayuda son descarados plagios de “Las Siete Leyes Espirituales del Éxito” de Deepak Chopra y de “El tercer ojo” de Lobsang Rampa. 

Dos escritores muy en boga en los 70, pero que ahora salieron del radio de los esnob. 

Coelho mantiene pendiente unos 40 juicios alrededor del mundo y a un ejército de abogados a su servicio. 

17.- Un escritor nunca depende de las musas ni de los “bloqueos”: Eso es uno de los tantos mitos de la profesión y una perfecta excusa para quien simula ser uno de ellos. 

Para ser un verdadero profesional se debe trabajar todos los días con ideas y conceptos, tomados de lo que vemos u oímos. A partir de allí, se pueden desarrollar interesantes historias. 

El escritor es un artista que tiene al lenguaje como su herramienta y a esta se la debe trabajar diariamente como lo haría un músico con su instrumento, el pintor con sus pinceles o un actor declamando su letra. 

Todos se expresan de distinta manera y ninguno de ellos está bloqueado o espera a las Musas. Sería más sincero decir antes que se es perezoso y no dando tantas excusas infantiles. 

Espero que todas estas sugerencias le sean útiles y les allane el camino hacia una exitosa y afortunada carrera editorial.

6 comentarios:

  1. muy bueno todo lo que leí y si me permitís agrego algo más sobre Coelho en "El alquimista " y en algunos otros también plagia a Hermann Hesse, escritor alemán muy versado sobre el esoterismo espiritual, abrazo de colega cholula...

    ResponderEliminar
  2. En acuerdo con unas cosas y, en desacuerdo con otras.

    Lo que no termina de gustarme es la idea de tener que agradar tanto al lector.

    Si bien, es el quién al final leerá el libro, el escritor no escribe solamente para el.

    La verdad que me sentiría decepcionado si algún escrito mío gustará a ciertas personas, y en lo particular creo que cada quien de una o otra forma, escribe para un público en especifico.

    El mencionado plagiador, que nunca jamás recuerdo como escribir su nombre: es alguien que escribe para la masa que, leyendo ese tipo de basura, cree tener algún grado intelectual.

    Por mi parte prefiero tener pocos lectores, pero de calidad.

    En todo lo demás creo que estoy de acuerdo con usted Ricardo.

    Nota: si alguien escribe con la idea de volverse rico y famoso, que mejor se olvide de ello.

    El escribir es un arte y por tanto lleva dentro de sí el alma y pasiones del escritor, no trata de adaptarse a posibles y mediocres lectores.

    ResponderEliminar
  3. 13.- Nunca embista contra personajes polémicos vivos o muertos:

    A cuenta de que esto? los mensajes están en la literatura, le gusten a quien le gusten.

    Insisto, no me parece Ricardo, que incite al escritor novel a la auto-censura. como tampoco el hacer un escrito para no ofender a nadie, ni herir sentimientos, el que quiera leer bueno, y el que no, pues que compre libros de Paulo, no le parece?

    ResponderEliminar
  4. por mi parte no me hace falta la fama, ni la fortuna, si a cambio de ello, mi trabajo debe ser Mediocre como mis lectores.

    ResponderEliminar
  5. 12.- Guarde muy bien todas sus posturas a nivel personal:

    otra cosa abominable a mi parecer. si para esa gracia, solo contemos cuentos y leyendas o aventuras de personajes vacíos.

    otra cosa es decir: No expresar de una minera directa una idea, porque tal cosa si seria valida, si el escritor, en su momento no quiere comprometerse con un tema en especifico, pero si quiere contarlo enmascarado o simbolizado en cosas o eventos.

    ResponderEliminar
  6. muy útil, en países con algún régimen totalitario, o simplemente por embellecer ese texto y esa idea, con símbolos o símiles bien estructurados.

    ResponderEliminar