sábado, 9 de abril de 2011

EL TRÁFICO DE ARMAS EN PARAGUAY - PARTE I

El negocio de armas en Paraguay continúa próspero, siendo los principales mercados “negros” de comercialización los dos principales países vecinos, donde este tipo de negocio está prohibido o controlado. Y esto se debió a dos causas. La primera, porque no existen muchas fuentes de trabajo legítimas. La segunda, Argentina y Brasil, soportan impuestos muy altos, que hacen que la mercadería paraguaya, sea un atractivo irresistible.

Con el correr del tiempo, Paraguay se convirtió en el “Amo y Señor de la Triangulación”, reexportando los mismos productos manufacturados que los grandes vecinos producen. La gama es tan amplia que puede llegar a asombrar a cualquier desprevenido. 

Comestibles, neumáticos, cosméticos, armas, cigarrillos, implementos agrícolas, medicamentos y hasta automóviles son comprados por Paraguay y luego revendidos en todas aquellas ciudades fronterizas que tengan compradores brasileños o argentinos, que los adquieren sin impuestos y que estos mismos lo reingresan a sus respectivos países.

Existen básicamente dos  "Triángulos de Oro", en donde se concentra la venta masiva de todos estos productos. El primero abarcaría Ciudad del Este - Pedro Juan Caballero - Saltos del Guairá, para los brasileños. Para los argentinos se centraría entre Ciudad del Este- Clorinda- Encarnación. 

El paraguayo para llegar a dominar y perfeccionar este sistema, tuvo que aprenderlo de los brasileros, quienes en la década del 60, 70 y 80 hacían lo mismo con el café y la soja, aprovechando el cambio libre que por aquellos tiempos gozaba el dólar en nuestro país, para luego exportarlo finalmente a USA o Europa con pingues ganancias.

Lo gracioso del caso es que Paraguay figuraba, por ese entonces,  en el cuarto puesto en el mundo como gran exportador de café, sin siquiera haber producido un solo y mísero grano. Todo esto es posible gracias a que la corrupción se haya adueñado de los funcionarios de todas las aduanas paraguayas que permiten que los pasos sean mucho más permeables que los puntos más distantes y que no tienen ningún tipo de vigilancia.

Por los aeropuertos Silvio Pettirrossi de Asunción y Guaraní de Minga Guazú, llegan diariamente miles de productos de extrazona, (informática, perfumes, electrodomésticos, máquinas fotográficas, material quirúrgico, etc. etc.) que luego son comprados por ciudadanos brasileros o argentinos que con cruzar el Puente de la Amistad o el Roque González o el nuevo puente de Salto del Guairá, para hacer sus compras y luego regresar a su país de origen. Se sobreentiende que la mayoría de los dueños  de los "shoppings" y tiendas que trabajan en Ciudad del Este y Pedro Juan Caballero son ciudadanos brasileños, como sus  empleados.

El Real, el Peso argentino y el Dólar estadounidense circulan más que la moneda oficial, y en algunos casos, las casas comerciales rechazan las compras en guaraní. En Ciudad del Este, gran parte del comercio  es controlado por inmigrantes de Taiwán, chinos, coreanos y libaneses e hindúes.


Para el tráfico de armas se usa un sistema muy similar al utilizado en otras épocas para aquellos productos como la soja, el café, los perfumes o los cigarrillos. Existen varias formas en las que Paraguay actúa como “pasamano” para el comercio ilegal de armas de fuego hacia otros países. 

Venta del parque de las Fuerzas Armadas del Paraguay

Las Fuerzas Armadas del Paraguay están equipadas con fusiles M-16,  de fabricación taiwanesa, fusiles Heckler und Koch G-3 alemanes, FN FAL fabricados por Imbel de Brasil, con licencia belga y fusiles SIG producidos por FAMAE de Chile, con licencia de Suiza.

También se cuenta con una pequeña planta de municiones instalada con asesoramiento belga y chilena (Famae). Daniel Lambert, sobrino político del ex director de Famae, fue quien creó en Paraguay esta empresa. Según se puede observar a simple vista, y cotejando el actual equipamiento, las fuerzas armadas de Paraguay no compran armas ni actualizan sus cuadros, desde los años 80.

En marzo de 1997 la Comisión Bilateral de Investigación (CBI) del Congreso de Paraguay inició una  Paraguay inicitual equipamiento, 2222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222222investigación de un posible tráfico de fusiles de asalto H&K G-3 de las FFAA paraguayas. El destino de estas armas serían los “narcos” brasileños y colombianos. El tema nació cuando un avión que transportaba dichas armas se estrelló en el Amambay. La falta de colaboración del Senado (que no votó por la renovación mensual de la CBI) la pesquisa quedó trunca y fue suspendida en junio de 1997.

La razón fue, que la investigación amenazaba a los verdaderos "peces gordos" de la clase política y de las FFAA. La CBI descubrió la excesiva importación desde Brasil de armas de puño (revólveres y pistolas) y de hombro (escopetas, rifles y carabinas) para uso civil. Tal volumen de armas, superaba las necesidades del mercado paraguayo.

Importaciones y exportaciones ilegales

Según la legislación paraguaya vigente desde 1976, las casas importadoras habilitadas sólo pueden importar armas y munición con autorización de la Dirección de Material Bélico (DIMABEL). Dimabel es un organismo militar que depende del Comando de las Fuerzas Militares (que está directamente subordinado al Presidente sin intervención del Ministro de Defensa).

Una vez hecha la importación, las casas importadoras pueden vender la mercadería a las casas vendedoras de armas que tengan la autorización de Dimabel. Sin embargo, según los investigadores de la CBI, existen importaciones de armas y municiones desde Brasil que no son declaradas a Dimabel. Este tipo de comercio ilegal ocurre, con la complicidad de las autoridades paraguayas.

Las  armas y municiones (revólveres y pistolas Taurus, revólveres Rossi y escopetas Boito) son compradas por brasileros en Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero y Saltos del Guairá y reingresadas ilegalmente a Brasil. La legislación brasilera no permite la compra de armas y munición 9 mm. y exige la declaración de toda arma que ingrese a su territorio.

En el Mercado de San Lorenzo y Mercado 4 de Asunción se puede comprar armas de fuego en puestos de comercio no autorizados por Dimabel. No es difícil encontrarse con revólveres calibre 22, 32 y 38  argentinos (Doberman, Jaguar, Custer y Pucará) y brasileña (Taurus y Rossi) y de munición CBC 38 y 9 mm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada