domingo, 1 de mayo de 2016

EL LADO OSCURO DE LA BUENA GENTE (Parte II)

Thomas Edison (1847-1931) Posiblemente sea uno de los inventores más prolíficos de toda la Historia, ya que llegó a patentar alrededor de unos 1500 inventos. 

Debido a esto, llegó a ser una persona muy respetada, aún proviniendo de familia muy humilde. Sin embargo, tenía un lado bien oscuro. 

Era una persona muy cruel con los animales, tanto que llegó a matar a muchos cachorros de perro, solo para probar el poder de sus inventos. 

Su maldad incluye también electrocutar a un pequeño elefante. 

Pero esto no es todo, muchos pequeños inventores de su época aseguran que Edison era un verdadero ladrón intelectual, al que luego de robarlos, presentaba los inventos como suyos. 

El gran Nikola Tesla, fue una de sus principales víctimas. Pero no solo Edison se aprovechó de Tesla, también lo hizo Guillermo Marconi, el supuesto inventor de la radio, quien se apropió de algunas ideas del ingeniero serbio-croata. 

Se desató una guerra entre ambos, para demostrar el descubrimiento y la patente de la electricidad. 

Edison estaba a favor del sistema de corriente continua, mientras que Nikola Tesla el sistema corriente alterna, que es el que hoy se usa en todos los hogares. Por lo que ganó Tesla, pero Edison se llevó el mérito. 

La envidia de Edison se convirtió en una grosera estafa, cuanto este contrató a Tesla para revisar el pésimo funcionamiento de los motores eléctricos de aquel.

Prometiéndole 50.000 dólares de esa época, por este servicio. Cuando Tesla le reclamó tal cantidad, el inventor norteamericano se lo negó rotundamente. 

La Madre Teresa (1910-1997) Agnes Gonxha Bojaxhiu, más conocida como la Madre Teresa de Calcuta es una santa recordada por la realización de múltiples obras de caridad. 

Ella se destacó por su atención a pobres, enfermos, huérfanos y en la creación de 500 conventos con sus leprosarios, distribuidos fundamentalmente entre la India y África. 

Sin embargo, tiene dos puntos muy cuestionables en su haber. Ella administraba una enorme fortuna, proveniente de las donaciones que le llegaban de todo el mundo. Pero nunca quiso enfrentar a una auditoría contable seria. 

Existen demasiados testimonios confiables que aseguran que muchos de los lugares para los que se pedía ayuda monetaria, nunca vieron un solo centavo de este dinero. 

Según cuentan varias novicias, ella solo ayudaba extorsionando a la gente humilde para que se convirtiera al catolicismo y seguidor de Cristo, caso contrario no los ayudaba. 

Para Teresa, los enfermos debían sufrir, ya que eso era como acercarse un poco a Dios. 

Sus hospitales, eran una verdadera sucursal del infierno, sin ninguna infraestructura ni equipamiento a pesar de las cifras millonarias que recibía. Según decía: “La pobreza y la miseria eran obra del altísimo y que no debía ser corregida”. 

Steve Jobs (1955-2011) Nadie discute la genial visión que este hombre tenía del futuro científico y comercial que tendrían las computadoras personales y su impacto en la sociedad. 

Socio fundador de la marca Apple, líder indiscutible en su ramo, gracias a él. Sin embargo, tuvo su lado bien oscuro. 

Robó muchas de las ideas sobre el diseño de hardware y software a su socio y amigo Steve Wozniak, incluyendo el iPod. Y no bastando con esto, también lo estafó con las ganancias que Atari les pagó por el desarrollo del videojuego Pong. 

Bobby Fischer (1943-2008) Probablemente es el ajedrecista más brillante que jamás haya existido. Un verdadero innovador teórico y práctico en las técnicas de ataque, desarrollo y defensa. 

Sin embargo su destreza mental le permitía ganarle con facilidad a sus rivales, al quienes aplastaba sádicamente, con el fin de ridiculizarlos. 

No solo era un racista confeso, sino que se alegró públicamente con lo sucedido a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001. 

Aristóteles (384 a.C- 322 a.C) Fue un gran filósofo y científico de la Antigua Grecia, cuyas ideas influenciaron la historia intelectual de Occidente, por más de dos mil años. 

Sin embargo, odiaba intensamente a las mujeres (misógino). Para este hombre, la mujer solo estaba en el mundo para servir al varón. 

Esta debía recibir mucho menos comida y la consideraba una versión imperfecta del macho humano. Hoy día, sería bombardeado por todas las asociaciones feministas, habidas y por haber. Y con justa razón. 

Napoleón Bonaparte (1769-1821) Probablemente el más grande estratega militar de todos los tiempos. 

Tenía un trato amable y encantador, en las reuniones palaciegas, pero era muy cruel y sádico con sus enemigos. 

Durante el Asalto a las Tullerías, Napoleón ordenó abatir a cañonazos a las masas populares, matando a unos 17,000 franceses. 

Para no alimentar a 3,000 prisioneros turcos en Jaffa, simplemente los mandó ejecutar. Incluso jamás se preocupaba cuando sus propios hombres cuando caían heridos. 

Isabel I de Inglaterra (1533-1603) Es también conocida como la Reina Virgen. Durante su reinado, Inglaterra tuvo una gran época de esplendor comercial y cultural, con figuras de la talla de William Shakespeare y Christopher Marlowe; mientras que los corsarios Francis Drake y John Hawkins, le permitieron llenar las arcas del Estado. 

Con Felipe II de España, mantuvo una sanguinaria guerra que arruinó económicamente a ambos países. 

Su carácter prepotente y con una boca rápida para maldecir, era más temida que respetada. Sus modales groseros y caprichosos hacía que le escupiese a los varones que la contradecían. 

Así como golpeaba con una fuerza desmedida a las damas de su corte. Solía beber cerveza a cualquier hora del día, incluso como desayuno. Al ver que estaba envejeciendo, no tuvo mejor idea que destruir todos los espejos del palacio, y así no ver lo que el tiempo había hecho con ella. 

Thomas Jefferson (1743-1826) Es uno de los Padres Fundadores de la Nación y 3º Presidente, además del autor de la Declaración de la Independencia en 1776. Sin embargo, a pesar de todo esto, también tenía su lado negro. 

Él afirmaba que "la fusión de los blancos con negros produce una degradación a la que ningún amante de su país, puede inocentemente consentir." 

E hipócritamente denunciaba públicamente a todo aquel que tuviera una relación interracial, mientras que él mantenía una, con su esclava Sally Hemmings. La pareja tuvo 6 hijos, que vivían en su finca de Monticello (Estado de Virginia), a quienes nunca quiso reconocer formalmente.

Hasta su muerte Jefferson lo negó rotundamente, hasta que en 2005 se realizó pruebas de ADN, que dictaminó, que al menos engendró a 2 de los hijos de Sally. Por medio de una carta, que hoy figura en los archivos del Congreso, admite querer seducir a su vecina casada Betsey Walker. Como aún me queda mucho material, creo que bien merece una tercera y última parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario