martes, 18 de diciembre de 2012

MÁS QUE AMIGOS Y MENOS QUE NOVIOS


Cuando uno es soltero y adulto, es  bastante difícil mantener sexo de manera regular. Entonces, para llenar a esos angustiantes y excesivamente cálidos baches, se puede recurrir, sin lugar a dudas, a lo que bien denomino: el Plan “B”.

Esta segunda opción contempla un amplio abanico de alternativas que incluyen desde apelar a una ex compañera de “juegos”; o alguna casa de citas, de menos mala fama que las otras, hasta uno de esos nuevos juguetes eróticos llamados “muñecos/as inflables”, donde casi todo se le parece a un ser humano, solo que le falta ese calor personal, que representa, por ejemplo: la devolución de los abrazos y caricias.


Si ninguna de estas posibilidades lo convence, entonces queda una última opción y que no tiene nada que ver con ir a visitar a su prima “Manuela” ni tocar un concierto a “cinco dedos” y mucho menos utilizar los útiles servicios de aquellos famosos aparatitos que funcionan a pilas. No nada de eso.

Me refiero que todos tenemos a una persona de verdadera confianza y que es, a menudo, la depositaria de nuestros secretos más íntimos, esos mismos que no nos atreveríamos a confesar a nadie más, por no inspirarnos seguridad para una delicada confidencia.

Esa persona que para nosotros tiene un estatus de preferencia y a quien recurrimos, en las situaciones más delicadas, pueden por circunstancias especiales, transformarse en algo que en ingles se denomina “sex buddies” y que su traducción al castellano sería algo así como "amigos cariñosos". También escuché llamar a esto mismo como  “amigovios” “amigos con beneficios”, “amigos con derecho a roce”, o simplemente “más que amigos y menos que novios”.

Temer amigos/as en este status, es una situación tan complicada como atrapar a un puerco espín con las manos desnudas. Porque siempre se corre el riesgo que uno termine siendo pinchado, por algunas de sus púas, si no se sabe manipularlo. 

Con tu “amigo cariñoso” no se puede tener "jamás de los jamones", una relación sentimental, porque se corre el enorme riesgo de salir herido.

Se la podría muy bien comparar con el mismo riesgo que corre un trapecista que hace sus piruetas y acrobacias, a muchos metros de altura y sin red. Por más profesional que sea, siempre existe la posibilidad de hacerse puré contra el suelo.

Por este motivo sugiero que antes de comenzar este tipo de relación, se pongan todas las cartas sobre la mesa y se establezca muy bien eso de no mezclar amistad con cualquier tipo de sentimiento.

Desde ya que esta clase de relación es únicamente apto para personas adultas y solteras, de no ser así, la cosa cambia bastante, llegando a tomar otro nombre, que es mucho más denigrante y ya no suena tan lindo.

Por esto mismo y como fruto de mi experiencia personal, les acerco a vuestra consideración, una serie de ítems que se encuentran totalmente descartados, para ambos sexos, y que les pueden servir de guía, para no cometer cualquier grave error que más tarde pudieran lamentar.  
Aquí tienen una pequeña lista a tener muy en cuenta:

  • Nada de escenas de celo. 
  • Se permite tener otros “amigos/as cariñosos”.
  • O en su defecto enamorarse de otro/a.
  • No se necesita recordar fechas de aniversarios, ni enviar regalos, ni conmemoraciones especiales.
  • No es necesario “marcar tarjeta” porque ambos siguen siendo libres.
  • No pueden existir sentimientos de culpa, ya que no existe traición. Como tampoco existe compromiso.
  • No puede haber ningún tipo de reclamo a no ser, salirse de lo pactado o quebrar las mínimas normas de higiene o respeto hacia el otro.
  • Nunca te olvides que el otro no es tu pareja, solo podríamos  denominarlo como una especie de “descarga” de fluidos y energía.
  • Por este mismo motivo, se aconseja no olvidar nunca que estás frente a un amigo/a a quien aprecias demasiado y siempre el sexo es tomado como una opción no obligatoria.
  • Nunca presiones a tu amigo o amiga a pasar toda la noche contigo. Ya que esto depende siempre de distintas y muy eventuales circunstancias.
  • Como toda persona responsable, demuestra verdaderamente cariño a tu amigo/a tomando las precauciones necesarias y usando los métodos anticonceptivos y de prevención de ETS, normalmente aconsejados.
  • Sus respectivas madres no pueden ser tomadas como suegras, aunque estas (que no tienen un solo pelo de tontas) así lo sientan de ese modo. 

Por lo tanto, tener amigas/os cariñosas/os es una muy buena alternativa para aquellas personas que por uno u otro motivo, no desean tomar un compromiso serio. Analizar esta cuestión no es el tema de este comentario, pero queda abierta una puerta para hablar de ello, en algún otro momento. 

Ahora bien, todo esto tiene sentido, siempre y cuando se respeten aquellas normas no escritas pero ya muy sabidas, anunciadas mucho más arriba. 


Tener a su lado a un “más que amiga/o y menos que novia/o” es realmente una verdadera suerte porque de una manera u otra nos han ayudado a mejorar no solo nuestras técnicas sexuales, si no también de relación con personas del otro sexo; lo que implicaría que han aportado su granito de arena a ese largo proceso que significa madurar. Eso en la medida que hayamos sabido incorporar dicho conocimiento a nuestro modo de vida. 

Pero no solo debemos agradecerles a nuestros “amigos cariñosos por lo anteriormente dicho, si no además de ser personas buenas y solidarias, que en algún momento nos apoyaron fuera del ámbito sexual.


Pero tengan en cuenta que ser un “amigo/a cariñoso/a” forma parte de una etapa en la vida, especialmente cuando nos queda muchas cosas por definir, pero en cuanto encuentren lo que buscan; sean honestos y díganle un “chau”para que el otro vaya buscando otro “amigovio/a” ya que ahora nosotros, hemos tomado un compromiso y hemos pasado a otro nivel.

El amor crea tensiones, el sexo las relaja. Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario