martes, 2 de agosto de 2016

LOS ESCRITORES Y SUS ROMANCES TURBULENTOS (Parte III)

Domingo Faustino Sarmiento
Y así llegamos a la tercera y última parte de lo que en su época fueron escandalosos hechos de “sórdidos y oscuros romances” cosa ridícula, porque ellos también estaban sujetos a las mismas leyes carnales que nosotros. 


No eran semidioses o seres de madera. Eran solo simples mortales con sus defectos y virtudes.



Domingo Faustino Sarmiento y Aurelia Vélez Sarsfield: Escritor, periodista, diplomático, traductor de inglés y presidente argentino, que alcanzó gran notoriedad por sus variadas actividades, y por ser un prolífico galán. 

Según crónicas de la época, cuentan que era feo, torpe y mal vestido, pero su forma de hablarles, las seducía.

Su fama de mujeriego era real y su larga lista de amantes así lo demuestra. Su primer amor fue en su primer exilio en Chile, cuando se relacionó allí con la jovencita, Jesús del Canto, ambos de 20 años. 

Con ella tuvo a su primera hija, que de inmediato reconoció, pero de su madre nunca más se tuvo noticias.

En su segundo exilio tuvo un breve pero ardoroso romance con Benita Martínez de Pastoriza, casada con don Castro Calvo un hombre mucho mayor que ella. Cuando 3 años después, regresó de EE UU, Europa y África, en funciones diplomáticas, se encontró con un hijo y que Benita había enviudado. 

Jesús del Canto
Por lo que rápidamente se casó y adoptó al niño poniéndole Domingo Fidel Sarmiento. 

Ya en 1855, de vuelta en Buenos Aires, se reencuentra con su gran amigo, el Dr. Dalmacio Vélez Sarsfield y su hija y secretaria personal, Aurelia, que ya no era la nena que conocía. 


Ahora tenía 24 años y era realmente hermosa e inteligente. Sarmiento con 44 años, quedó embobado.

Solo que ambos estaban casados, aún así, entre sus obligaciones políticas, no perdía las tertulias en la casa de los Vélez Sarsfield. 

Su esposa chilena se entera de esto y viene desde Chile, furiosa por los celos. Con esto, se le terminaron las fiestas y los romances a Sarmiento. 

Hasta que cansado de los celos, se divorcia de Benita, luego de 14 años de matrimonio.


Matilde Urrutia 
Luego tendría un muy breve amorío, con su profesora de inglés Ida Wickersham, una norteamericana 30 años menor que él. Ella estaba casada con un médico. 

 Fue en 1868, cuando este regresó al país, al ser elegido presidente de la Nación; Ida, ya se había divorciado, le imploró para que la trajera con el grupo de maestras yanquis contratadas por Sarmiento.

Se hizo el desentendido y nada contestó. Ella le escribió tiernas cartas de amor, hasta 1881, pero el Gran Maestro seguía tiernamente enamorado de su “Petisa” Aurelia Vélez Sarsfield. 


Aún, todo lo que sentía por ella, jamás había disminuido. Estando viejo, sordo y muy enfermo, Sarmiento viaja a Paraguay, donde residía su hija y sus nietos.


Delia del Carril
A los 77 años, le escribe a Aurelia, una muy apasionada carta de amor e invitándola a vivir con él. Ella, sin pensarlo dos veces, se pone en camino. 

Sin embargo, no se encontrarían jamás, ya que ella llegó casi 15 días después de su entierro.

Pablo Neruda y Matilde Urrutia: Fue sin lugar a dudas, un hábil seductor, pero también un astuto infiel. Son muchas sus conquistas y todas se pueden encontrar en una obra poética tan prolífica como llena de vida. 

Sin embargo solo hubo dos grandes amores en su vida, Delia Del Carril y Matilde Urrutia. Con ellas compartió sueños, lucha ideológica y la inspiración de la mayoría de sus poemas.

La argentina Delia Del Carril era 20 años mayor que Pablo. Se conocieron en España, y se casaron en 1943, 

Este acto no fue reconocido por la ley chilena, ya que hubo un casamiento anterior, en la isla de Java, con María Antonieta Hagenaar. 

Tereza Vázquez
Delia venía de una rica familia de hacendados argentinos, y a la que Pablo calificó de extrañamente sensible, de una visión práctica de las cosas y con quien mantuvo una relación sentimental que duró 18 años.

Matilde Urrutia, era una atractiva pelirroja chilena, que sería su tercera esposa e inspiradora de “Los versos del Capitán” y “Cien sonetos de amor”. 

Neruda tiene una relación con Matilde, aún estando sentimentalmente unido a Delia. Luego ella se fue a trabajar a México, donde Pablo era cónsul. Pasan más tarde momentos juntos en Italia.

Cuando Delia se entera del engaño, viene un rompimiento y una separación dolorosa para ambos. Matilde muere doce años después que él, en 1985. 

Aún así, Pablo Neruda le fue infiel, encontrándose en Chile, poemas dedicados a Alicia Urrutia, hija de su hermano.

Mario Vargas Llosa y Julia Urquidi: Según cuentan sus amigos más cercanos, fueron solo tres mujeres las que dejaron profundas huellas en Mario. Ellas fueron: su tía, su prima e Isabel Preysler, mamá de Enrique Iglesias. Cuando Mario conoce a Julia, este aún no tenía ni 20 y ella era unos 12 años mayor. 

Patricia Llosa Urqudi
Fue en la casa de su tío Luis Llosa. Luis y Julia hacía poco tiempo que se habían divorciado. 

Pero la mujer era tan bonita que Mario no pudo resistir a los encantos y el amor a primera vista quedo implantado. 

Se casan en 1955 y como toda la familia se oponía se mudaron a París.

La felicidad no duraría mucho, empezando pronto, las primeras peleas y como frutilla a la torta, caen del cielo las sobrinas de Julia, Wanda y Patricia, hijas de Lucho Llosa. La vida amorosa de Mario se vuelve un infierno. 

Julia Urquidi
Este se enamora perdidamente de su sobrina Patricia, por lo que el fin del casamiento con Julia estaba sellado y lacrado. En 1964 se decreta su divorcio.

Un año después, Mario contrae matrimonio con Patricia Llosa Urquidi, y de esa unión nacen Álvaro (1966) escritor y editor; Gonzalo (1967) empresario; y Morgana (1974) fotógrafa. 

Mucho se dijo de los mil romances extramaritales de Mario, especialmente el que tuvo con una azafata sueca. Y los rumores cuentan que en venganza Patricia tuvo algo con Gabriel García Márquez. 

50 años de casados
A pesar de todo, con luces y sombras, el matrimonio celebró sus 50 años de casados. 

Pero a comienzo de 2015 se comenta en las redes sociales que Mario sostenía un tórrido romance con Isabel Preysler, la mamá de Enrique Iglesias. 

Patricia y sus hijos lo negaron rotundamente en un comunicado a la prensa. 


Isabel Preysler
Sin embargo, Tamara Falcó, hija de Isabel, confirmó el rumor de aquella relación, diciendo que hacía dos meses que estaban saliendo juntos. 

Y por lo que sé, hasta el día de la fecha, aún Mario e Isabel siguen viviendo juntos y muy felices. 

Quiero dejar en claro que no critico sus opciones o infidelidades, solo comento las indiscreciones de mis colegas, no fijando postura alguna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario