lunes, 1 de enero de 2018

CUANDO LA MALDAD NO TIENE LÍMITES (Parte II)

Como han visto, en la primera parte, la maldad no tiene límites así como se ha olvidado que existe la piedad y la misericordia ante los ocasionales vencidos y que no hay un motivo valedero para que sean enemigos a muerte.
 
Tal vez esto sea la raíz del problema muy por encima de la obtención de poder y mayor fortuna económica.
 
Así como vieron tanto dolor y sufrimiento esparcido por todo el planeta, en esta segunda parte les mostraré los genocidios menos conocidos para el gran público.


1.- Genocidio armenio: Medz Yeghern, palabras armenias que significan el “Gran Crimen” y este se inicia el 24 de abril de 1915, cuando funcionarios turcos detienen a 235 armenios en Estambul.

 
Luego esta cifra treparía a 800, para finalmente deportar a todos los armenios del territorio turco.
 
Se les impidió llevar comida y agua, para que estos murieran de hambre y sed. Para la maldad siempre existen motivos suficientes. Y las diferencias étnicas y religiosas pretenden justificarlas.

    
Armenios y turcos no se ponen de acuerdo con la cantidad de muertos. Los primeros hablan de 1.500.000, los turcos solo de 950,000.
 
Pero en la contienda, también cayeron asirios, griegos, kurdos y serbios. Hoy en día, Turquía niega que el Imperio Otomano haya realizado un genocidio, ya que no había un plan organizado para exterminar a un grupo étnico.
 
Su argumento es que como los armenios no quería pagar impuestos, se rebelaron y mataron a miles de musulmanes y que nunca murió tal cantidad de armenios, ya que la mayoría emigró a América o a Europa Occidental.

2.- El caso kurdo: Los kurdos son un grupo étnico y lingüístico que vive en las montañas de Taurus (Turquía), en las regiones de Zagros y Khorasan (Irán) y en el norte de Irak. Incluyendo las comunidades en Armenia, Georgia, Kazajstán, Líbano y Siria, suman más de quince millones.
 
Siempre fueron nómades y criadores de cabras y ovejas, y rara vez agricultores. Luego de la 1° Guerra Mundial se vieron obligados a vivir en las ciudades.
 
 El llamado Kurdistan nunca alcanzó el estatus de país, ya que el Tratado de Sèvres, de 1920, que daba la autonomía al Kurdistán, nunca fue ratificado. En 1923, el Tratado de Lausana, ya ni lo menciona ni al Kurdistán ni a los kurdos. 
 
En los tres países se les prohibió su lengua y sus costumbres, discriminándolos por completo.
 
A partir de 1970, hasta la fecha, se mantienen en permanente guerra, en los países donde viven. Se estima que 250 mil murieron en esa época.
 
Pero su peor periodo fue en 1987-1988, cuando Saddam Hussein hizo matar, con armas químicas, a 380.000 kurdos en Irak. Es la mayor minoría sin Estado del mundo, casi 23 millones de personas y el genocidio continua mientras la prensa y la ONU miran hacia otro lado.

3.- Genocidio tutsi: Entre el 7 de abril y el 15 de julio de 1994, se produjo un intento por exterminar a la población tutsi, por parte del gobierno hegemónico hutu de Ruanda.
 
El saldo fue la eliminación del 75% de los tutsis. Según datos coincidentes hablan de 950 mil tutsi a manos de los hutu.
 
Luego de 20 años aún quedan huellas de la salvaje destrucción en Ruanda, en sus calles o en las viviendas.
 
 
Hay miles de mutilados, vagando erráticamente por las ciudades, esos eran los niños soldados de aquel entonces.


Todos los días explota una mina antipersonal olvidada. Esos son los efectos secundarios de aquella matanza, en un país pobre perdido de África.

4.- Genocidio tasmanio: Los aborígenes de la isla de Tasmania fueron perseguidos y masacrados después de su descubrimiento. 



 Esto es conocido como la Black War o (Guerra Negra en castellano), una guerra no declarada por los británicos a los nativos de la isla. 


 Es más, el gobierno les pagaba a los colonos blancos por cada nativo muerto.

Los tasmanios fueron empleados como esclavos y fuente de placer sexual, como así también torturados y mutilados.

 

En la isla vivían unos 8 mil, que se redujeron, en 1830, a menos de 100. 

 En 1860 murió el último hombre tasmanio; y según cuentan

Lord George Stokell, mandó abrir su tumba para hacerse una petaca con su piel.


La última mujer palawa (tasmania), murió en 1876. Quedando, por lo tanto, el genocidio, terminado por completo.


5.- Los genocidios soviéticos: Según cálculos conservadores, se estima que en la ex Unión Soviética, entre octubre de 1917 hasta el año 1991, el régimen totalitario gobernante eliminó a unas 70 millones de personas.

Estos comienzan con Lenin y siguen con Stalin quienes utilizan métodos brutales como privación del agua, comida o higiene hasta dejarlos abandonados en lugares inhóspitos para el trabajo esclavo o la quema de aldeas enteras.


Los requisitos para ser declarado delincuente, posiblemente eran ser campesino propietario; cosaco, ucraniano, polaco o alemán.


Ser un ganadero nómada en Kazjstán; ir los domingos a una iglesia; o “sospechoso” a los ojos de un vecino delator, para quedarse con sus propiedades.

 

 
Lenin y otros dirigentes bolcheviques eran partidarios del exterminio de millones de personas como requisito para que naciese un “pueblo nuevo” y alcanzar el “paraíso” planteado por Marx.

Por lo que “el hambre tenía muchas consecuencias positivas y los acercaba a meta final.

Los genocidios que la dictadura comunista perpetró fueron contra los cosacos (1919-1920), la hambruna del Volga (1921), la colectivización-sedentarización en Kazajstán (1930), la deskulakización (1930-1931), el Holodomor en Ucrania (1932-1933), la hambruna del Cáucaso del Norte (1932-1933) y el Gran Terror (1936-1938).
  
Fueron siete genocidios en veinte años que causaron la muerte de más de 20.000.000 de personas.
 
El resto fueron aprensiones y fusilamientos inmediatos, desapariciones, muertos en fugas hacia otros países o en las prisiones donde no soportaban más de cinco años de trabajos forzados. 

6- Los genocidios chinos: La llamada “Revolución cultural” fue ni más ni menos que una purga a la china, dentro del mismo Partido Comunista y que su líder: Mao Tse Tung, sea responsable de la eliminación de millones de personas.
 
Entre 1949 y 1969 causó la muerte de alrededor de 76 millones de personas, 43 millones murieron por sus hambrunas, en lo que él llamaba, “el gran salto adelante”.


Con esa excusa requisaban las cosechas a los campesinos sin ser estos recompensados, originando así dicha hambruna.

Otros murieron encarcelados por crímenes inexistentes o por lo que él llamaba la “Gran Revolución Cultural proletaria” que acarreó en un principio 1 millón de muertes por el caos generalizado en las calles, donde estudiantes ultra comunistas fueron alentados por el gobierno para generarlo, pero luego, son reprimidos por el ejército de Mao a los que encarcela y fusila a 5 millones de estudiantes.


Antes de terminar este comentario debo aclarar dos puntos: Primero existen unos 90 genocidios que no cité, pero le di importancia a los más salvajes y brutales y Segundo en cuanto a los genocidios tanto soviéticos como chinos, no hago cuestión en su ideología sino en su lado humano, que ha sido criminalmente reprobables.












No hay comentarios:

Publicar un comentario