miércoles, 13 de abril de 2011

CLAVES PARA EL DESPEGUE SOCIOECONÓMICO

En los próximos meses, la ciudadanía paraguaya, tiene una vez más, la gran oportunidad de corregir los errores anteriores y castigar duramente no solo a aquellos dirigentes que no han cumplido sus promesas, si no a esos otros que con atrevida sangre fría, intentan repetir su mandato nuevamente. No han hecho lo que correspondía hacer en su momento. Por lo tanto quien puede garantizar que esta vez sí lo harán.

Sea cual fuere el movimiento o el partido político que pueda acceder a los máximos cargos ejecutivos del país, en las próximas elecciones presidenciales, sus conductores deberán necesariamente tener como objetivo principal durante su gestión, cumplir estrictamente al pie de la letra, tres puntos claves que podrían permitir que nuestro país comience el lento camino hacia un despegue económico.

Crear seguridad jurídica


Lo primero que deben implementar las futuras autoridades, es la plena seguridad jurídica, a fin que, el posible inversor se sienta protegido y amparado por leyes claras y transparentes, sin agujeros negros en las mismas, para que no infundan falsos temores. Nunca debemos de olvidar que el inversor, es la persona más cobarde del mundo, y que cualquier movimiento sospechoso lo espanta y lo aleja rápidamente.

Un buen ejemplo de esto se lo tiene con Esso y Shell, dos monstruos petroleros que tienen intereses en todos los países del mundo, pero por motivos que actualmente se desconocen, y que forma parte de una maniobra altamente secreta, abandonan una posición tan estratégica como pueden ser Paraguay y el Mercosur, a instancias de sus costosos asesores de planeamiento a largo plazo. Ellos no son tontos y si proceden de esta manera, por algo será.


Por lo tanto, no tiene ningún sentido que viajen costosas delegaciones a suplicar su radicación en nuestro país, porque nunca dejarán de ser amables, pero en sus sonrisas se dibujará claramente un no bien diplomático.

Fuentes de trabajo genuinas


Reglas de juego claras y fuentes de trabajo, son dos prioridades para salir del estancamiento y poder crecer a un ritmo de un 6 a 8 por ciento al año. Eso posibilitaría el tan ansiado despegue, después de tantos años sumidos en un oscuro estancamiento. Estos dos temas están entrelazados entre sí, que no existiría ninguna mejoría si es que no se los implementa al mismo tiempo.

La creación de fuentes de trabajo se origina de dos modos diferentes pero complementarios al fin. El primero, teniendo seguridad jurídica, entonces se puede recurrir a la inversión nacional y extranjera con lo cual, un flujo de dinero arrojado a la circulación, haría que los sectores más dormidos despertaran de su largo sueño invernal.

 Luego para afianzar el crecimiento y disminuir los índices de desocupación, sería aconsejable que los bancos nacionales y extranjeros brindaran créditos blandos para creación de microempresas de hasta 20 empleados, como hizo la Italia de post guerra.

Eso le posibilitó, en pocos años, salir de un país en ruinas hasta ser una de las grandes potencias que hoy día es. Esas microempresas enseguida comenzarían a pagar sus tributos al estado y las recaudaciones se elevarían notoriamente.

Otra buena opción que no se deberían de olvidar es la de repatriar a los miles de compatriotas que brindan mano de obra calificada y muy barata, pero que si el país no les brinda la oportunidad de invertir los pocos o muchos euros ahorrados, con mucho dolor y sacrificio, postergarían indefinidamente su regreso.

Achicamiento del Estado

Históricamente todos los gobiernos de turno, se concentraron en acumular desmedidamente gente en cuanta oficina gubernamental y/o empresa estatal hubiera disponible, hasta llegar a los niveles actuales donde el Estado se encuentra saturado de personal y debe emitir bonos para el pago de sueldos y aguinaldos.

Resulta risueño, pero no es difícil encontrar que en muchas dependencias estatales se encuentren tan superpobladas que exista una silla para cada 5 empleados. Por lo tanto, si ya que los últimos gobiernos, inclusive el actual, destinan el 80 % de su presupuesto anual para pagar solamente salarios, no quedando ningún resto para las inversiones de infraestructura, que tanto el país necesita.

Si el Estado no puede generar fuentes de trabajo genuinas, entonces que lo haga a iniciativa privada nacional o la internacional, pero para ello se necesita crear reglas de juego claras y transparentes. Cosa que hoy en día no existe. Si las inversiones extranjeras se van, es prioritario reemplazarlas por otras, de igual porte.


Aunque suene reiterativo, ya se ha dicho que estas tres claves, aunque sean aparentemente independientes, se encuentran íntimamente entrelazadas por sutiles hilos que las ligan entre sí.

Este tercer punto clave que los actuales presidenciables no deberían tampoco perder de vista y que es el achicamiento del Estado, que sería la tercera pata del trípode que posibilita a un país salir del estancamiento y de esta aguda recesión.


Pero no se puede echar a los empleados públicos, ya que no existen actualmente en nuestro territorio demasiadas empresas florecientes que los puedan absorber.

Ese debe ser un compromiso responsable que tienen necesariamente que asumir las próximas autoridades, sea quien fuere, tendrá el imperioso desafío de romper este maldito circulo vicioso que estrangula los sueños, las esperanzas y los anhelos de 6 millones de compatriotas que quieren y desean ansiosamente otro destino para nuestro país.


Con fuentes de trabajo, constantes inversiones y el achicamiento gradual del Estado, puede lograrse el esperado milagro, eso es, siempre y cuando los próximos gobernantes tomen la decisión política de hacerlo, tanto como nuestros conciudadanos por fin valoricen su voto de una buena vez por todas y no vuelvan a vender su voto una vez más, por la mísera suma de una chipa y una lata de cerveza.

INFO

Paraguay en números
Fuente: Periódico económico "Los Tiempos" de Cochabamba

Población
6.000.000 habitantes
Éxodo
400.000 en los últimos 6 años (Argentina, España, otros)
Empresas que emigraron
185 (mediano y gran porte en los 4 últimos años)
Fuga de capitales
Por valor de  U$S 3500 millones (igual período)
Déficit balanza comercial
estimativo 2007 (- U$S 3.488 millones)
Crecimiento
4 % anual (2007)
Deuda Externa
(Octubre 2007) U$S 2.170 millones
Deuda Externa (per capita)
U$S 362.000

No hay comentarios:

Publicar un comentario