martes, 13 de marzo de 2012

EL CURITA MENTIROSO Y LA HERMANITA GASTADORA

Es indudable que a nuestro querido y nunca bien ponderado señor Presidente don Fernando Lugo Méndez se le está yendo un poco la mano al despilfarrar una verdadera millonada, con el fin de  promocionar las bondades de su gestión.

Para que no perdamos la verdadera noción de lo espantoso que es todo esto, se puede decir que  únicamente de las dos hidroeléctricas binacionales se ha destinado para el derroche, un poco más de dos millones y medio de dólares. 


Una suma realmente extraordinaria, para un país que está soportando una crisis económica y que el equipo asesor ministerial no da pie con bola ni tiene la más remota idea de cómo salir de este horrible atolladero.

Si a esto le sumamos la confirmación oficial de la existencia de un grupo guerrillero mucho más poderoso que nuestro verdadero ejército y que con total impunidad se dedica a secuestrar a los pocos inversores que aún se animan a invertir en este, nuestro querido país.

De los otros capitalistas, la misma gente del actual gobierno se ha encargado de desmoralizar y ya tienen puesto sus ojos en otros horizontes.

Volviendo al tema, con todo ese dinero mal utilizado qué bien se lo podría invertir en escuelas, centros sanitarios, caminos de todo tiempo, así como el acompañamiento a los pequeños y medianos productores.

A esta altura del campeonato, mucha gente comienza a preguntarse cuál es la verdadera diferencia entre la administración de Carlos Mateo Balmelli y Carlos Cardozo al frente de Itaipú y Yacyretá respectivamente y las fallidas gestiones de Víctor Bernal y Paul Sarubbi, de quienes pesa graves sospechas de manejos “non santo” para con las arcas de dichas represas, durante la dinastía de Nicanor I.

Lo cierto y concreto es que el tan mentado cambio que prometió nuestro querido y nunca bien ponderado señor presidente don Fernando Lugo, aún no llega. Al parecer, nuestro mandatario está siendo tironeado por varios de sus más cercanos asesores, entre los que se cuenta a López Perito (alías el Rasputín paraguayo) o Camilo Soares (el famoso comunista burgués de Coyote). 

Lo que ha provocado marchas y contramarchas en momentos en los que no existe tiempo para la duda.

Esto ha hecho que la displicencia aliancista se le asemeje mucho a los vilipendiados gobiernos colorados a la hora de tomar las decisiones o sea la de trabajar y estar más proclives a recaudar vorazmente, no siempre para el Estado paraguayo. Nuestra memoria sigue siendo bastante buena porque hemos tenido pandemia de gripe chancha pero no de arteriosclerosis. 

Recuerdo muy bien que durante la campaña proselitista, la Alianza Patriótica para el Cambio aseguró que todos los fondos de los entes binacionales serían muy bien cuidados. Pero esto se parece más a la letra de aquella vieja canción que decía: ♫ palabras, tan solo palabras ♫. 

Sin embargo los gastos superfluos siguen realizándose sin mayor problema, cargándolos todos ellos a las anchas espaldas del pueblo  paraguayo.

Como el ridículo puesto de la Primera Dama para un presidente soltero, solo porque el protocolo así lo manda. Caramba, vivimos no solo en el Tercer Mundo, sino que en un país quebrado por los malos gobernantes tras varias décadas y terminado de refundir luego del 20 de abril del pasado año.

Ya no se puede soportar los tremendos gastos superfluos y mucho menos los que ocasionan el despacho de su querida hermanita, doña Mercedes, quien “nepoticamente” ha acomodado a cuanto pariente cercano y/u olvidado tenía en su extensa familia, con unos sueldos nada despreciables, a un costo de 800 mil dólares, que es bastante pesado para el erario público y que ya está totalmente saturado de tanto déficit. 

Nuestro querido y nunca bien amado presidente nos ha mentido en varias oportunidades. Entre ellas, la de sus innumerables y no todos reconocidos hijos y que han servido para poblar nuestro país y desparramar el apellido Lugo por toda la geografía nacional; pero que ese es un pecado que solo nuestro Creador, en su momento, se lo cobrará.

Lo que a nosotros nos  preocupa es su olvido hacia la dilapidación de nuestro dinero en la glorificación de su muy mediocre gestión. Y también en la lenta marcha en la toma de postura hacia los temas puntuales que laceran nuestra economía y que repercute ostensiblemente en la trama social de nuestra empobrecida clase media que es virtualmente la que está parando las balas con el pecho.

Sin embargo nuestro querido presidente pareciera esta “ni ahí” en cuanto a lo que nos sucede en el día a día, ya que de buenas a primera decide comprar aviones Tucano de origen brasilero, por cien palos verdes y que como todo el mundo sabe, ya los hemos tenido en una época y en poco tiempo, todos se nos fueron al mazo. Brasilero y chino no son mucho de fiar en cuanto a su calidad, pero que te lo venden baratito como para que entres y luego todos sabemos lo que pasas con sus productos.   

En fin, pero como en el fondo todos lo queremos a nuestro querido presidente y no queremos que caiga en el pecado, le recomendamos que lea esta oración y la repita una 500 veces, por lo menos y después el PATRÓN dirá que hace con él.
“Señor Jesús, Tú nos pides que siempre digamos la verdad, ayúdame a decir sí, cuando es sí, y decir no, cuando es no.
No quiero seguir mintiendo.
Perdóname, Señor, por las tantas mentiras que he dicho.
Ayúdame a tener fortaleza para ser veraz y honesto.
Cuento con tu ayuda. Yo te entrego mi deseo de no faltarte más con mentiras. Amén”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario