miércoles, 15 de junio de 2011

TRISTE FINAL PARA UNA PERIODISTA

Tras largos meses de intensa agonía, dejó de existir, el sábado  16 de febrero, la joven periodista Lisa Mabel Riquelme, quien padecía de lupus. El deceso ocurrió a las 9 de la mañana, en el Instituto de Previsión Social (IPS), en la capital del país. Según el Sindicato de Periodistas del Paraguay, filial Alto Paraná, su muerte se debió a la total falta de atención médica prestada a la colega en sus últimas horas de vida.

La joven periodista Lisa Mabel Riquelme padecía de una cruel y casi desconocida enfermedad llamada lupus, de la cual no existe una verdadera cura. Técnicamente se la conoce como LES o lupus eritematoso sistémico.

En ésta, el sistema inmunológico ataca a las células del cuerpo humano y los tejidos, produciendo una gran inflamación debido a la unión de auto-anticuerpos a las células del organismo.
¿Qué es el lupus?

El lupus afecta cualquier parte del cuerpo humano, pero los sitios más comunes en los que se enquistan son: el corazón, las articulaciones, la piel, los pulmones, los vasos sanguíneos, el hígado, los riñones y el sistema nervioso. El curso de la enfermedad es impredecible, con periodos de crisis alternados con algunos momentos de mejoría.

El lupus se presenta más comúnmente en africanos y en mujeres. Por lo que se deduce que sus probables causas pueden ser de origen genético. Las primeras manifestaciones de la enfermedad se observan frecuentemente entre los 15 y 45 años de edad. Aunque hasta el momento no hay una cura real y efectiva, se atacan a los síntomas, principalmente con corticosteroides e inmunosupresores.

Por lo tanto este es un hecho del que no se puede evitar aún queriéndolo, sin embargo lo que ha sensibilizado a todos los colegas de Alto Paraná, como así a la dirigencia local del Sindicato de Periodistas del Paraguay, es la temprana edad con que Lisa Mabel Riquelme nos ha dejado, ya que contaba con apenas 25 años de edad y toda una vida por delante.

¿Quién era Lisa Mabel Riquelme?

El periodismo se había adueñado tanto de ella,  que,  a pesar de haber dejado la profesión varias veces, siempre retornó a la misma con los ánimos renovados. Este noble arte se había transformado decididamente en su segundo amor, ya que el primero lo constituía seguramente su hijo de 3 años de edad, a quien deja huérfano en el momento que más necesita del apoyo de su madre. 

Se encargaba de cubrir, para el Diario Vanguardia de nuestra ciudad, los temas de salud y economía, así como había sido nombrada responsable del suplemento  Salud y Hogar, que se edita los días viernes. Su deceso interrumpe el período de mayor creatividad de la infortunada colega quien ahora puede ser que esté redactando sus artículos en el cielo como para no cortar este hermoso vicio.

El comunicado del SPP

El Sindicato de Periodistas del Paraguay, filial Alto Paraná responsabiliza directamente a los médicos y personal de enfermería  del IPS, por haber recibido sólo malos tratos al igual que cientos de compatriotas trabajadores, y en el que se prioriza la fría e intolerable burocracia  antes que el tratamiento de urgencia que todo asegurado tiene derecho.

Centran sus cargos en la persona de Pedro Ferreira, a quien según el personal son todas indicaciones suyas. El comunicado habla que dada su condición nunca podía permanecer 30 días en una sala general con enfermos aquejados de otros males, ya que su sistema inmunológico se había tornado permeable a cualquier tipo de contagio. La sala era totalmente cerrada y no contaba con agua.

Como era de esperarse contrajo una  neumonía, para posteriormente sangrarle las encías. Ante los reiterados pedidos de atención que realizaba su madre, se burlaban de ella, como si estuviera exagerando, pero nadie lo hace en momentos así, ni nadie puede tampoco conservar la calma, cuando se ve y se siente la inacción del personal médico.

Aún mal atendida y sin la medicación correcta, fue dada de alta, teniendo en cuenta que esta enfermedad necesita tener asistencia profesional las 24 horas. Cuando Lisa llegó a su casa nuevamente comenzó a sentir terribles dolores que prácticamente se hacían insoportables sin tener analgésicos potentes para superar el mal trance. No tuvo ninguna otra opción que volver al IPS, de Ciudad del Este.

Con sondas y un tubo de oxígeno retornó al IPS central. Allí fue derivada por desgracia para ella a una de las salas de urgencia de donde ya no saldría más con vida. Según una colega muy conocida en el medio y amiga personal de la fallecida, constató que nunca la habían  registrado en la institución como paciente, lo que aún agrava y corrobora la denuncia. 

Total falta de ética profesional

Quizás lo que más duela y moleste es que fue tratada sin el respeto ni la dignidad que todo ser humano merece y lo peor de todo, es que tal cosa vino por parte del cuerpo médico, quienes al recibirse, hacen el famoso juramento hipocrático, que predica salvar la vida del paciente a cualquier costo, no importando color, raza, credo ni condición social, ya sea criminal o un santo. Para el médico lo primero que debe valorizar es la vida humana, el resto ya no tiene importancia.

Puede ser que esta escoria el género humano se escape de las leyes del hombre, ya sea por tráfico de influencias o por simple soborno; pero de la justicia divina ya les va a ser más que difícil.

Tanto como acallar sus conciencias y eso ni con todos los amigos ni el dinero del mundo le aquieta. Este es un adiós póstumo a una colega que luchó mucho durante su corta vida y luego le tocó hacerlo por su vida. Que descanses en paz Liza. Amén. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario