sábado, 7 de enero de 2012

Feliz crisis y próspera recesión

Siempre en los momentos cruciales, los agoreros y adivinos de la economía, se instalan a sus anchas y derraman malas nuevas y reparten desesperanza y depresión. Es como si quisieran remover una llaga con la punta de un cuchillo afilado. Las predicciones de algunos conocidos expertos en tema económico, solo agregan una tremenda angustia a una situación cierta y real.

 

Luego de una seguidilla de bancos quebrados en Estados Unidos y Europa, le siguió un desastre financiero en todas las bolsas, que influenciaron en el desplome de muchas grandes y sólidas empresas, con enorme volúmenes de venta. Lo sucedido fue una simple y pura especulación y esto con el tiempo se paga. Reflejado muy duramente en las bolsas de Wall Street, Tokio, Brasil, Londres, Hong Kong y otras plazas importantes.

 

Las ventas de inmuebles se paralizaron, las terminales automovilísticas frenaron sus incesantes y continuos records de comercialización y los lugares de atracción turística, que ocurre siempre por estas fechas, sufrieron miles de inesperadas cancelaciones. Todo esto pintó un negro panorama no solo para este año, si no para los siguientes, debido a la gravedad de los daños producidos por los desplomes.  

 

Como un elemento agravante, a toda esta caótica situación, se sumó el tremendo agujero fiscal, originado en USA, por los desmesurados gastos bélicos que le ocasionaron su agresiva política militar, después que todos sus aliados lo fueron dejando solo. Pero a pesar de tanto gasto, sus réditos políticos, comerciales, diplomáticos resultaron demasiado magros en función a todo lo invertido.

 

En resumen, todo el planeta se sumió en una densa nube depresiva que alentó a aquellos agoreros a sacar partido de la desgracia ajena, aprovechando el río revuelto. Chismes, rumores y versiones oficiosas inundaron las redacciones y los estudios de radio y televisión, llevando negros nubarrones por doquier.

 

Esto es simplemente el panorama planteado por los sabios economistas y los estudiosos analistas financieros, que erraron todas sus recetas y que caprichosamente las impusieron, con sugestivas coacciones, en el Tercer Mundo. Sin embargo se van a volver a equivocar, ya que ellos tienen una lectura muy distinta de la que tenemos nosotros.

 

Aún antes de asumir la presidencia, el nuevo presidente afroamericano, ya está impartiendo las nuevas directivas, tendiente a reactivar, en el menor tiempo posible, la economía norteamericana, que está atravesando una muy dura recesión. Por lo pronto, con la ayuda a la industria automotriz, logró mantener cerca de 3 millones de puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

 

Si a esto se le agrega que redujo los intereses, el encaje bancario y otorgó ciertas excepciones impositivas para todas aquellas empresas que tomen más empleados.

 

Con este paquete, más algunas medidas coyunturales, Obama pretende sacar a su país del atolladero. En la medida que se vayan viendo los primeros resultados, que todos esperan a muy corto plazo, los mercados europeos y asiáticos, comenzarán a funcionar como si nada hubiera pasado. En Paraguay la crisis ha golpeado más duro de lo que se preveía, pero con un poco de lluvia, tiene la posibilidad de lograr el record histórico en materia de granos forrajeros.

 

Los precios se irán acomodando en el segundo trimestre, hacia la baja, como está ocurriendo con el petróleo y el gas. Posiblemente los cereales no recuperen los últimos precios, pero serán acompañados por los insumos.

 

Por lo tanto se pude decir que este año puede resultar con algunas ganancias, teniendo en cuenta todo lo sucedido. No estamos solos en este baile y cualquier buena nueva y que las hay, pueden destruir en un segundo, todas las malas y negativas predicciones. Y así como el mal vino, también el mal se puede ir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario