viernes, 3 de febrero de 2012

La sombra de Lugo

De a poco y en silencio, López Perito, fue ganando espacio dentro de las tomas de decisiones del presidente Fernando Lugo. De ser un antiguo amigo personal y uno de los principales ideólogos del Movimiento Tekojoja, ha pasado a ser un asesor incondicional y eje esencial de su selecto primer anillo.

Este personaje que luce, a toda hora, una amplia sonrisa, y proyecta esa sensación de hombre bueno y pacífico; está comenzando a monopolizar la voluntad del señor presidente, hasta tal punto, que todas las consultas e inquietudes, deben pasar ineludiblemente por él. Una muestra de ello, seria la seudo renuncia al gabinete, como una clara demostración de fuerza y poder, ante sus colegas.


Aparentemente sigue los mismos pasos de otros hombres y mujeres que también estuvieron en la cima del poder y necesitaron de una sombra que los asesore y los pudiera proteger de sus propias indecisiones y dudas. Algo así como lo fueron López Rega de María Estela Martínez de Perón (Isabelita), en Argentina; Pedro Farías de Color de Mello, en Brasil y  Montesinos de Fujimori en Perú, entre los más conocidos.

La posición radicalizada dentro de la izquierda no moderada, no permite esos clásicos “juegos de cintura” o los consabidos vaivenes y oscilaciones conciliadores que la centro-izquierda si lo hace. Es por eso que constantemente se producen “corto-circuitos” entre los liberales encabezados por Federico Franco y Cándido Vera Bejarano, quienes responden a la derecha más conservadora.

Era evidente que elementos tan heterogéneos, provenientes de las distintas corrientes del pensamiento humano, con concepciones políticas antagónicas, debían de chocar. Sin embargo, para evitar  ese tipo de inconvenientes, se le encomendó dicha función específica a Miguel López Perito. Debía conciliar y limar todo tipo de asperezas, al menos visibles, entre los numerosos miembros del gabinete. 

Durante los primeros tiempos, se mantuvo a la expectativa, observando y analizando, desde las mismas sombras, con suma delicadeza, cada una de las situaciones generadas dentro del entorno presidencial. Solo se detenía a dar una que otra indicación dentro de la modestia que tal operación lo permitía.

Sin embargo con el correr del tiempo y de las distintas circunstancias, muy propias de todo nuevo gobierno que termina de asentarse, comienzan a surgir inconvenientes de todo tipo. Suspensión del  rally del Chaco, pago de subsidios y compensaciones a “sesameros”. Puesta a punto el tema de la renta personal, convenios secretos firmados con el presidente venezolano Chávez, que hasta la fecha nunca se aclararon.

López Perito haciendo de “paragolpe” logró amortiguar cientos de impactos sobre la figura de Lugo y eso le granjeó el honor de ser el principal asesor y voz cantante de todo el coro de aduladores y fieles seguidores del pequeño “soquete”. En la actualidad, su figura se ha agigantado enormemente y es el filtro natural ante la consideración del público.

Aparentemente su poder de convencimiento va más allá del consejo de simple amigo. Castiga a los ministros y secretarios, como con la última destitución, y amenaza a los restantes, con seguir el mismo camino. La concentración de poder ya acumulado hasta ahora, es peligroso, y  debería ser controlado para evitar que a posteriori, suceda lo mismo que le ocurrió a Isabelita, Color de Mello y Fujimori. 


Con este artículo termina la etapa en el Semanario Primera Plana de Ciudad del Este y comienza mi era de participación en los blogs de Ultima Hora-CDE que se extiende hasta la actualidad. No encuentro las palabras adecuadas para agradecerle al periodista y escritor Andrés Colmán Gutierrez y a su colega Wilson Ferreira por la amable invitación que ellos me hicieron y la oportunidad de comunicarme con el gran público. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario