miércoles, 30 de marzo de 2011

¿PARA QUÉ SIRVE EL COMITÉ DE EMERGENCIA NACIONAL? PARTE II




Qué sucede actualmente

La Asociación Paraguaya de Periodistas Ambientales (APPA) expresó su profunda preocupación por la falta de una rápida reacción del Gobierno ante esta situación. Señalan que el ministro del Ambiente, Carlos Antonio López, admitió que se reunió sólo hace unos días atrás. 

“Las consecuencias de estas medidas tardías están a la vista. Miles de hectáreas incendiadas, inclusive en las reservas naturales, miles de familias damnificadas, víctimas humanas, y un país bajo humo y en incertidumbre”, expresó APPA. 


“Si bien los focos llegaron a cinco mil, ahora se han reducido a menos de la mitad, pero más por obra de la naturaleza que por la eficacia de la organización en sí. No se cuenta con los resortes necesarios para enfrentar este u otros tipos de catástrofes y hace mucho menos de lo que puede. La concientización de la quema de campos es una costumbre casi ancestral que debe ser erradicada por ser nociva al ecosistema y peligrosa para todos los ciudadanos”, agregó el titular de la prensa especializada. 


Sin dinero no se hace absolutamente nada

Es el caso de la Codeni, por ejemplo, que es prácticamente una oficina administrativa no autarquica ni ejecutiva. Allí no se resuelve absolutamente nada y generalmente se colocan en su puesto a gente sin ningún tipo de preparación especializada, como tendría que ser. Vemos amas de casas en vez de asistentes sociales o esposas de "seccionaleros" en lugar de psicólogos. 

Y es por eso que nos va, como nos va. Pero a no quejarse tanto y ni siquiera un poquito se atrevan a levantar la voz porque para ello hay que tener catadura moral para hacerlo. Y esto viene a raíz que muchos entes no sirven porque no tienen dinero ya que la recaudación fiscal no alcanza a cubrir todos los gastos nacionales y entonces vienen los acostumbrados recortes presupuestarios. 

¿Y quién paga los impuestos en este país?, que es la pregunta de rigor, porque consultados varios comerciantes y profesionales de distintas áreas, sólo se le asomaron a sus caras unas suaves sonrisas ruborizadas. El 60 % de los negocios del Departamento de Alto Paraná no cuenta con su patente al día. El 42% de esos mismos negocios no está inscripto y no cuenta con su RUC correspondiente, por lo tanto no tributa el IVA. 

Existe 40% de morosos en el pago del impuesto inmobiliario, siempre hablando a nivel departamental, como otro tanto por sus chapas y registros de conducir. Si esto lo multiplicamos por todos los departamentos y le sumamos a la ciudad de Asunción nos encontraremos con unas sorpresas numéricas que asustan y dan cierta explicación del por qué no tienen respuestas. Es fácil quejarse, pero cuando llega el momento de la verdad, todos callan y aceptan su parte de culpa. 

Sobre llovido, mojado 

Teniendo en cuenta que estamos sumergidos en ese remolino de países pobres llamados del Tercer Mundo, y que como todo país falto de recursos económicos, debería optimizar mucho mejor cada centavo que recauda o invertir adecuadamente cada dólar prestado. Sin embargo, en una información obtenida a través de la página Web, de la empresa Data Lab S.A. de Paraguay, nos encontramos con dos compras sugestivas y que llaman poderosamente la atención. 


Y dicen textualmente: “En diciembre del año 2000, la Compañía firma un contrato por unos 800 mil dólares norteamericanos con el Comité de Emergencia Nacional para la implementación de enlaces de radio en VHF en la parte Norte, Este y Sur de la Región Oriental “. 

Y luego afirma en otro párrafo: “Otro Contrato por casi dos millones de dólares, es firmado en el año 2000 con el Comité de Emergencia Nacional y el mismo se refiere a la implementación de un Radar Meteorológico de última generación controlado en forma remota y enlazado por microondas en tres sitios del departamento Central”. 

De esto habría que saber dónde están esos equipos, que por 3 millones, deben ser bastante sofisticados. Puede ser que ya no sean chatarra, si no es que han sido "carneados" por los mismos burócratas o forma parte del mobiliario particular de algún que otro funcionario de bajo escalafón. Pero de una u otra manera. Debería potenciarse a nuestro comité de emergencia para que la próxima vez que soporte una contingencia desagradable, no los encuentre haciendo crucigramas en la oficina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario