viernes, 31 de mayo de 2013

MALÉVOLO PLAN BOLIVARIANO SE CIERNE SOBRE PARAGUAY

Desde la instalación del gobierno de Fernando Lugo, se acentuó un tipo de ideología que tiene ciertos visos de izquierda, pero se asemeja mucho más, a una mala copia del tan criticado, por ellos mismos, sistema capitalista. 

Es una extraña forma de pendular entre la lucha de clases y ser otro socio del Club Centenario; de enfrentar a los viles sojeros, pero ganando los jugosos sueldos de la Itaipú Binacional; defendiendo la llamada soberanía alimentaria mientras se usa ropa de primera línea totalmente original.


Desde ya que no es un modelo propiamente paraguayo, ni siquiera estaría adaptado, es simplemente parte de una malévola alianza estratégica con el grupo Chávez-Morales-Correa, concertada por Lugo, durante sus más que numerosos viajes al exterior. 

Es por eso que, no debería llamarnos la atención que durante estos últimos tiempos, se haya desatado una furibunda pulseada entre los senadores y los ministros de la Corte Suprema de Justicia. Esto sería apenas la punta de un témpano de hielo, de un espinoso tema, sobre uno de los tantos oscuros y ambiguos artículos de nuestra Constitución Nacional.

La raíz principal en la cual radica este tipo de ideología, es que precisa necesariamente generar caos como un medio infalible para sacar siempre una buena ventaja. Así ha sucedido en todos los países donde fue implantado. Esto ha ocurrido ya en Venezuela, en Bolivia y en Ecuador. 

Y esta misma gente pretende que pase exactamente lo mismo aquí, en Paraguay. El tira y afloja entre los dos poderes del Estado, es la mejor excusa, ya que sirve para generar confusión. Esta es solo una pequeña anécdota en el medio de un gran bosque donde solo los desprevenidos de siempre alcanzan a ver únicamente al árbol.

Si nos remitimos a los hechos, en reiteradas oportunidades, el mismo gobierno se encargó en desinformar a la población, entregando noticias totalmente contradictorias entre lo dicho por el Ejecutivo que se contraponía a la de algún ministro. La confusión siempre genera intranquilidad y esta a la constante preocupación. 

Desde el mismo momento en que se diluyó la posibilidad de la reelección, de Fernando Lugo Méndez, el primer anillo del Presidente se encargó de buscar afanosamente un sucesor, cosa que aún, a pocos meses de las elecciones presidenciales, nadie asomó como un candidato potable. Todos los aspirantes que fueron sacados de la galera, ninguno, hasta el presente ha cuajado.  

Nadie dice que el Senado no tenga razón o en su defecto que esté totalmente equivocado, en su apreciación. El problema es que ese no es el método ni el camino más indicado para desbancar a tales ministros. 

Porque si bien la Corte Suprema se ha tomado atribuciones desmedidas, que no le corresponde, aprovechando el laberinto jurídico muy del gusto “Nicanoriano”, el tema se podría solucionar de una forma distinta.

Esta Corte Suprema que ha querido perpetuarse a través del tiempo y que con una dosis muy fuerte de arrogancia, se auto concedió aumentos de salarios realmente abusivos, en un país donde debe predominar la austeridad, ya que por un simple acto de solidaridad para con sus compatriotas, ya que la mitad de la población viven en la pobreza o por debajo de la línea de esta. Estos son los siete personajes que usaron la ley en su real beneficio, en vez de distribuirla hacia todos los ciudadanos del país.

El Senado también se ha constituido en un poder omnipotente que hace y deshace a su gusto y antojo y no permite ser controlado ni llamado al orden, por lo que su arbitrario fallo no merece ni siquiera ser comentado, pero si tenido en cuenta, ya que es parte de un esquema en el cual, la gente que tiene el poder actualmente, en sus manos, no quiere de ninguna manera dejarlo y está decidido a no entregarlo, aunque tuviera que defender su curul, con uñas y dientes.

Una forma de lograr su objetivo es mediante un quiebre institucional y eso no está muy lejos, ya que esto fue apenas un pequeño ensayo. Es de esperar que en cual momento vuelvan a intentarlo, porque así funciona el sistema. 

Atacan a fondo, retroceden, estudian las consecuencias, se reorganizan y vuelven a atacar, sobre aquellos puntos que antes no lo hicieron. Pura astucia egoísta, ya que los réditos serán compartidos por un pequeño y selecto grupo que no lo compartirá absolutamente con nadie.
  
Si bien todo esto parece un increíble relato de “política ficción, es notable ver como las piezas de este gran rompecabezas, por separado no tiene ningún sentido ni coherencia, sin embargo, poniendo un poco de atención, es notable como una encaja con la otra. 

Por ejemplo, hasta hace no demasiadas semanas atrás, los revoltosos “carperos” aparecieron de la nada, azuzados por don José “Pakova” Ledesma y se instalaron, con un total “caradurismo”, en el departamento de Alto Paraná.

De allí se catapultó la grotesca figura de Victoriano López, hombre con un pasado no claro, que lidera a gente que no tiene tierras, pero él si tiene una propiedad y se sospecha de algunas más, aprovechando las bondades de no contar con un catastro como la gente manda. 

Sin embargo este hombre que en la actualidad se encuentra prófugo de la Justicia, por un supuesto caso de violación de una menor, sigue por la zona, protegido por la impunidad que le otorgan los correligionarios suyos, empotrados en el poder luego de agosto del 2008.

Lugo intentó sacarle toda la presión, restándole importancia a las invasiones e hizo instalar en las tierras invadidas, contra toda lógica y como dándole razón a los usurpadores, lo que se dio luego en llamar  las “escuelas carpas”. 

Le pidió al ministro de Educación que instalara unas improvisadas aulas, a fin que los niños no perdieran días de clases. Así que se colocaron unas carpas donadas por el Ejercito los Estados Unidos y se trajeron maestros. 


Era de esperarse que eso fracasara. Nadie puede estudiar en un ambiente hostil y de permanente tensión. Otra cosa llamativa es que José Rodríguez, presidente de la Liga Nacional de Carperos (LNC) y también mandamás de Patria Libre, rama política del EPP.

Por lo tanto Patria Libre más invasiones de tierras más EPP, da por resultado que hasta un ciego se da cuenta. Todos en la misma zona y al mismo precio. El EPP tan consentido por el propio gobierno, se han llamado a silencio. Esos son espanta votos y ahora es momento de ganarlos no de perderlos, según reza en estos casos la macabra filosofía bolivariana del Siglo XXI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario