martes, 12 de marzo de 2013

NO TODOS SOMOS ÁNGELES

Existe una frase actualmente que se ha puesto muy de moda y pregona muy utópicamente, que “todos somos ángeles”, e incluso esta misma frase constituye el lema que identifica a un conocido shopping de primer nivel de nuestra ciudad. 

Sin embargo habría que ser demasiado ingenuo y bastante inocente como para pensar que esto sea verdad. 

Una simple prueba de ello son algunos personajes de nuestra típica política criolla que no responderían, de ninguna manera con aquella frase antes citada. 


Apenas un pequeño ejemplo de lo ya antedicho sería el caso de Blas Llano, quien juró y re juró respetar aquel famoso “pacto de caballeros” tan promocionado por todos los medios masivos de comunicación, pero a la hora de la verdad, se olvida totalmente de su promesa y presiona al TEI para que interrumpa el conteo de votos, faltando apenas el 20% de los mismos por escrutar. 

Las sospechas que pueden ser infundadas o no, levantó mucha polvareda, cosa que no habla muy bien del actual presidente del Partido Liberal. Que evidentemente ganó la batalla, con o sin ayuda, pero quién sabe si venció la guerra. Muchos de sus partidarios quedaron decepcionados y justificaron con este hecho, el poco interés que tiene la gente en los actos electorales. 

Otra figura muy llamativa es la de Camilo Soares, el gran luchador por los derechos de los que no tienen nada. 

 Este hombre que tanto habla del respeto que se le debe tener a la ley, y la Constitución y a los poderes establecidos; sin embargo, este mismo hombre se ha burlado de ella durante más de dos años, haciendo que sus abogados dilaten el juicio pendiente por aquellos famosos “coquitos” totalmente inflados. Quien nada teme, nada debe, por lo tanto no debería exagerar con aquellos recursos dilatorios. 

Otro de los tantos “angelito” que nos rodea sería Juan Carlos Galaverna, quien, haciendo una sutil pero sólida presión sobre la actual presidente del Partido Colorado, intenta vengarse de la humillación sufrida en aquella famosa convención, en donde Horacio Cartes, lo puso realmente en su sitio. 

Para eso quiere que Lilian deje al Movimiento Honor Colorado y forme su propio grupo, siempre con él como asesor; con lo que mezquinamente le restaría un buen caudal de votos al famoso empresario. 

De manera egoísta, no le interesa que su partido se atomice ni que pierda competitividad con la Alianza, con tal de restarle la mayor cantidad posible de votos. Ni que la otra “angelita” pierda todo su prestigio arduamente ganado a través de años como hábil mediadora, ni que rompa su pacto de neutralidad como presidente del partido. 

Otro “ángel” resulto ser el ahora gran promocionado Victoriano López, el “rey de las invasiones carperas”, quien desde su puesto de dirigente campesino, tomó la ley en sus manos y comenzó una serie de invasiones salvajes, precisamente en nuestro departamento, no en Concepción ni en San Pedro. 

Evidentemente que este hombre no haría nada de esto, si no tendría el visto bueno y toda la logística del gobernador de San Pedro, el mítico José “Pakova” Ledesma. 

Ni López Perito ni Carlos Filizzola ni nuestro presidente se los puede tildar de “ángeles” ya que apoyaron desde un comienzo estas invasiones, haciendo aún más dramático el enfrentamiento entre los “carperos” y los colonos brasiguayos. Luego las órdenes de desalojo fueron llegando como en “cámara lenta” y sin mucho entusiasmo por parte de las fuerzas del orden, por hacer cumplir los dichosos mandatos judiciales. 

Sacando muy raras excepciones, los motociclistas tampoco son “angeles”, ya que abusan de la velocidad excesiva, eso si es que no están totalmente ebrios y apenas sosteniéndose sobre sus endemoniados biciclos. Poniendo no solo sus vidas en peligro, sino también la de sus eventuales acompañantes o la de algún desprevenido peatón. 

Zigzagueando como locos en el denso tráfico urbano, en las horas pico, tanto como viajar dos mayores y tres menores, en una misma moto, en la ruta, de noche, sin casco ni las luces prendidas. 

Es el egoísmo de no pensar en la familia que tanto los quiere y a la que destrozará por completo si algo les pasa. Eso sin sumarle la gran cantidad de dinero que se necesita para una posterior rehabilitación física, en caso que alguno de los pasajeros quede vivo. 

El gobernador de Alto Paraná, Nelson Aguinagalde tampoco es uno de ellos, ya que jura y re jura por todos los santos que conoce que las obras todas las obras emprendidas por él están terminadas, cuando simplemente con una inspección ocular uno se da cuenta que ni siquiera están por la mitad de la ejecución. Especialmente el Hospital de Traumas, la alcoholera de Itakyry y aquel famoso empedrado de nunca acabar. 

Ni la presidente Cristina ni su colega brasilera Dilma tampoco son espíritus celestes, ya que continuamente le causan bastantes perjuicios económicos a nuestro país, con sus molestas y deshonestas trabas comerciales. Pero que en los discursos, estas cosas seguro que no figuran. Allí solo hay lugar, nada más que para las lindas palabras. 

Ni pensar que los funcionarios de la agencia regional de Trabajo, de Ciudad del Este, sean unos verdaderos “angelitos”, ya que ellos dicen proteger los derechos de los trabajadores, mientras los patrones, casi todos extranjeros, les obligan a trabajar a sus empleados, en los días feriados, sin una remuneración extra. 

Según muchas denuncias estos mismos funcionarios, miran hacia otro lado, mientras extienden su mano pidiendo algún “pequeño incentivo” para sus pequeños gastos diarios. 

No entrarían en la categoría de “angeles” aquellos funcionarios de Aduana que cuando traes cualquier cosita de Brasil, ya se te acercan a pedir coima, mientras que cuando pasa un contenedor con productos falsificados, miran hacia otro lado. Los que controlan los baños y cocinas de los copetines, siendo que muchos de ellos son inmundos y ya provocan arcadas, con solo echarles una ligera mirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario