viernes, 15 de marzo de 2013

ZAPATERO A TU ZAPATO

Esta frase tan antigua como sabia, no es exactamente lo que el presidente Fernando Lugo Méndez ha hecho desde el comienzo mismo de su gestión. 

Ya que si nos ponemos a nombrar a toda la gente de confianza, que ha colocado en puestos delicados y sin tener la menor preparación para el mismo, llenaríamos varios tomos con incontables “metidas de pata”.


Para comenzar tenemos al mismo Fernandito, que no habiendo  estado nunca antes, en ningún cargo público, ni antecedentes que tengan cierto parecido con esto, de la noche a la mañana, se transformó en el presidente de todos los paraguayos. Pero lo triste de todo esto, no es eso.

Como decía mi finado abuelito: “No es lo mismo un gato montés que te montés un gato”.  Fernandito pensó que estar detrás de un pulpito, gobernar una parroquia y lidiar con una feligresía arisca era casi lo mismo que conducir los destinos de todo un país, en uno de los momentos más delicados de toda su historia. 


Uno de los personajes más cuestionados de toda su gestión, ha sido sin duda alguna, el gran Camilo Soares. Funesto personaje, y  que no por obra de la casualidad, es uno de los principales referentes del P-Mas. Fue el primer error garrafal de nuestro querido y nunca bien ponderado señor presidente. Un hombre que tiene una excelente oratoria, pero que en el momento de la acción…

Actualmente goza de un forzoso permiso, hasta tanto se resuelva su casi comprobado tema de la sobrefacturación en el manejo de los fondos de la Secretaría de Emergencia Nacional. El tema ya se habría resuelto totalmente si su abogado no hubiera apelado a cuanta chicana jurídica existe habida o por haber.  Pero ese tema es harina de otro costal. 

Ya que mi intención, al menos en este presente comentario, no es exponer sobre la honestidad y decencia de los funcionarios designados por el Poder Ejecutivo, si no destacar su poca capacidad para el cargo para el cual han sido designados. La primera gran “metida de pata” del famoso amigo de Electra, fue suspender el Rally  del Chaco, alegando graves daños ecológicos.

Lo que este señor no ha dicho es que mucho más daño ecológico lo causan las invasiones de campesinos “sin tierras”  y/o “carperos”, que él y los de su propio movimiento alientan, al quemar y talar árboles indiscriminadamente, o contaminar los arroyos, sin ningún tipo de respeto hacia el medio ambiente y el micro-ecosistema que  quiebran con sus invasiones. 

El ingeniero Germán Fatecha, quien es uno de los tantos amigotes de Fernandito y que se encontraba a cargo de la Secretaría de Minas y Energía, es un excelente ingeniero civil, según se puede ver en su currículum vital, por la magnitud de las obras encaradas. Y tal vez haya sido el indicado para aquel cargo. Pero un ingeniero civil comandando las acciones de la ANDE, es realmente ridículo. Es como poner a un pingüino a explicarnos como es el Sahara.

La función de Ministro del Interior es una de las gestiones más difíciles de pilotear que existe. Eso es acá y en cualquier parte del mundo. Ya que son incontables las variantes que pueden hacerlo naufragar. Porque este es un cargo donde se navega siempre en medio de una gran tormenta. Eso fue lo que le pasó a Rafael Filizzola. Digamos que navegaba bastante bien, teniendo en cuenta las circunstancias.

Sin embargo encontró una piedra grande como una montaña, llamado “capricho reeleccional” enfrente de su nave y no la pudo gambetear. Por eso fue enviado forzosamente a su casa. Para dicha tarea, se le encomendó a su primo Carlitos, el médico, justo en uno de los momentos de mayor tensión social.

Y eso es debido a la inseguridad que representa los cientos de asaltos, robos, invasiones a la propiedad privada  verdadera y también a las que tienen cinco dueños, todos encimados y revueltos”. ¿Pero qué puede hacer Carlitos en todo esto? Supongo que como buen médico, en vez de enfrentar al EPP con balas, acometerá contra ellos con endovenosas de penicilina. 

O sea que, un medico es un excelente profesional para atender pacientes, y devolverles la salud, pero no creo que sepa mucho del tema, en cuanto a la seguridad. Además, y es importante recalcarlo, los que tengan buena memoria, se acordaran de todas las maravillas que Carlitos, hizo como intendente de Asunción.

La discutida y poco atrayente Plaza de la Democracia, la ocupación del llamado Barrio Chino, sito frente al Congreso y el loteo de la antigua franja ribereña del Jardín Botánico, en Viñas Cue, fueron las principales maravillas logradas por nuestro nuevo Ministro del Interior de Fernando Lugo, el doctor en medicina, Carlos Filizzola, cuando era intendente de Asunción entre 1991y 1996.

Otro de los grandes “aciertos” que tuvo hasta ahora, todavía no terminó su mandato, y puede seguir sorprendiéndonos, fue cuando nombré a Elba Recalde como directora de la Entidad Binacional Yacyretá. Durante los siete meses que estuvo en la conducción del lado paraguayo, hubo demasiados atrasos en el cronograma de obras, siendo esto, su principal compromiso.

Sin embargo hay una historia de ella, que pocos recuerdan. Fue durante el gobierno del Gral. Andrés Rodríguez cuando el diputado Basilio Nikiphoroff y la senadora Elba Recalde, presentaron un proyecto de expropiación de 150.000 hectáreas, en las tierras perteneciente a la familia Antebi. Y todos sabemos en que terminó eso. Mejor dicho, aún no terminó y no sabemos ni cuándo ni en qué forma esto concluirá.

Faltaría que nombrara a José Rodríguez, como su asesor personal de “Tierras Escamoteadas”, a Elvio Benítez con el cargo de “Incentivador de Recuperación Patrióticas de Tierras” y a Eulalio López Martínez, como “Estimulador de Tierras Improductivas” en la colonia Agüerito. Otro gran amigo de nuestro presidente, es el ex ministro de Justicia y Trabajo, Silvio Ferreira (hoy morador de Tacumbú), por malversación de fondos públicos.

En resumen. Este país se está manejando de forma poco seria, entre cuates y compadres, cosa que no lo veo mal, si tuvieran idoneidad para el puesto en el que son designados. Pero como ya lo hemos visto, a Fernandito poco le gusta eso de “Zapatero a tu zapato”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario