martes, 15 de febrero de 2011

EL FEMINICIDIO - PARTE II

Paraguay es el número uno en Hispanoamérica 

A pesar de tener las leyes más modernas y de avanzada sobre violencia sexual, ya que fue el primero en Sudamérica, en establecerlo en 1998, reformando el Código Penal y tipificando el acoso sexual como un delito, los casos de muerte femenina van en incremento a razón de un 5% anual desde hace seis años. Un hecho interesante y digno de resaltar es la relación que tiene la víctima con su asesino. 


Marido 32%
Ex marido 15%
Novio 6%
Ex novio 4%
Otros 42%   

Las armas más utilizadas siguen siendo las de fuego. De acuerdo a un informe de la Fiscalía, 365 mujeres querellaron contra militares y policías por violencia doméstica durante el 2002, es decir, más de una querella por día de mujeres amenazadas por quienes portan armas. 

Armas de fuego 49%
Armas blancas 28%
Objetos diversos 15%
Estrangulamiento 5%
Quemadas 3%

Estos datos son proporcionados por Isis Internacional, que es una ONGs dedicada a mantener refugios transitorios para mujeres golpeados en 62 Países del mundo.

De una bofetada hasta la muerte

Desde siempre las mujeres han sufrido en carne propia todo tipo de vejaciones y humillaciones por parte del hombre. Sin embargo a partir de la década del 60 del siglo pasado, comenzaron las presiones mucho más violentas de los movimientos feministas ayudadas por varias ONGs y distintas organizaciones mundiales y regionales.

Toda esa enorme presión se dirigió a los gobiernos de todos los países a fin de cambiar la legislación, para que protegiera a la mujer y castigara más severamente al agresor. La cantidad y variedad de amenazas que pende sobre la mujer casi son infinitas. Pero los más resaltantes son evitar las mutilaciones sexuales, la reclute forzado a la prostitución.

Los miles de abortos provocados, siendo en un 90 % fetos básicamente femeninos. Del total de refugiados en el mundo, más del 80% son mujeres y niñas. Las violaciones a mujeres como arma de  guerra ya es una característica a partir de las luchas en la  ex-Yugoslavia, donde más de 50 mil las mujeres fueron cruelmente violadas. Las mujeres que han entrado en los distintos ejércitos nacionales, se han quejado del tremendo acoso sexual que padecen tanto en unidades de combate como las de apoyo.

Las mutilaciones femeninas

Los datos fueron el resultado de un estudio sin antecedentes  hecho por  la Organización de la ONU para la Infancia, acerca de las mutilaciones femeninas y exponen que tres millones de mujeres son víctimas anualmente de la escisión genital en el continente africano.

De 100 a 140 millones de mujeres en el mundo han sufrido una mutilación sexual en mayor o menor grado y esa es una práctica estrechamente vinculada a la pertenencia étnica.


En algunas naciones se ha informado una disminución, entre los que se encuentran Benín, Burkina Faso, Nigeria y Yemen, pero no parece retroceder en otros, como Costa de Marfil, Egipto, Níger o Sudán. 

El trabajo que posibilitó la realización del informe se desarrolló durante dos años por agencias de la ONU y de organismos locales, cuyos representantes constataron con preocupación que este tipo de mutilación se está globalizando.

Esa práctica cruenta ya no se limita al continente africano, sino que también se observa en Oriente Medio y en comunidades de inmigrantes en Occidente (Europa Occidental, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda).

De acuerdo con las costumbres de los países las mutilaciones genitales femeninas contemplan desde un corte en el clítoris hasta la ablación total de las partes genitales externas y la sutura de la vulva.

La UNICEF afirmó que esta práctica constituye una violación del derecho de las niñas y las mujeres a la integridad física, atenta contra su libertad y es una forma extrema de violencia y discriminación.

Pero aunque está prohibida por algunas legislaciones de varios países, es un problema más complejo de lo que se supone, pues en algunas comunidades está muy arraigada por las costumbres, creencias religiosas y factores de diversa índole. 

 Abusos y homicidios por el mundo

En estadísticas mundiales sobre abuso, una de cada tres mujeres han sido abusadas en alguna forma. En Inglaterra y Gales, una de cuatro víctimas de asesinato son esposas muertas por los maridos. En América Latina y el Caribe, seis de 10 mujeres han sufrido abuso físico o psicológico de parte de su compañero. 

En Papua-Nueva Guinea, un 67 por ciento de las mujeres informa que sufren violencia matrimonial. En Egipto, Jamaica y Grecia, uno de cinco divorcios se conceden basados en crueldad del cónyuge. La violencia doméstica cuesta al Canadá $1.6 mil millones de dólares canadienses por año. En los Estados Unidos,  200 mujeres son violadas o golpeadas cada hora. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario