viernes, 18 de febrero de 2011

LA DISCRIMINACIÓN - PARTE II

Discriminación a discapacitados y enfermos: Los discapacitados tienen dificultad para ciertas actividades que serían normales, como viajar en ómnibus, escaleras o incluso utilizar ciertos electrodomésticos. Pero, el mayor reto para ellos, ha sido convencer a la sociedad que no son una clase aparte. Siempre fueron compadecidos, ignorados, denigrados e incluso ocultados en instituciones.

Así como se discrimina a los discapacitados físicos o mentales, también se hace lo mismo con los que padecen alguna enfermedad, y el ejemplo más común en este caso es el de los infectados por el virus del HIV/SIDA. En la actualidad, los enfermos de HIV/SIDA son uno de los grupos más grandes de marginados.

Discriminación a las mujeres (sexismo, machismo): El machismo es una discriminación sexual, de carácter dominante, adoptada por los hombres. Este ha sido educado en una cultura machista, aprendiendo desde temprana edad a respetar, admirar o temer a otro varón, tanto física como intelectualmente. Sin embargo su "cultura" le enseñó a ver a la mujer en términos de valores o atributos físicos: instrumento de placer, objeto de exhibición y reproductora de la especie.

Su admiración o atracción hacia la mujer se basa, principalmente, en una concepción biológica de la misma. Hay mujeres que en su trabajo no se le permite alcanzar diversos puestos de alta responsabilidad aunque estén incluso más capacitadas que los otros aspirantes masculinos. Otras mujeres no alcanzan un puesto de trabajo porque sus maridos lo hacen y ellas deben ocuparse de sus casas.

En ciertos países, donde la práctica de la religión se vuelve fanatismo, hay una diferenciación de la mujer. Ejemplos son los de los países que practican el Islam. La vestimenta tradicional islámica consiste en una túnica que cubre todo el cuerpo, dejando al descubierto sólo los ojos. Es obligatorio llevar guantes que oculten sus manos. Y se les prohíbe salir solas de la casa, conducir automóviles y aún en el siglo XXI, votar.

Diferenciación según el estrato social: La clase social significa la ubicación de persona o grupo dentro de un estrato social en una sociedad y su estatus correspondiente. En la mayoría de los países, las desigualdades que generan el capital, ingresos, sanidad y educación son cada vez mayores.

Evidentemente a través de toda la historia los que acumulaban más riquezas discriminaban a los que por equis motivos nada tenían. Por lo tanto para sobrevivir debían irremediablemente someterse a los más poderosos. A partir de allí la discriminación corría en doble sentido.

A veces se encuentra directores de grandes empresas con salarios muy elevados, mientras que los jubilados reciben pensiones escasas. Los hijos de los grupos con mayor poder adquisitivo van a escuelas distintas, obtienen calificaciones escolares superiores, disponen de diferentes oportunidades de trabajo o gozan de mejores condiciones de vivienda.

Una de las formas más denigrantes de discriminar a una persona por considerarla social o culturalmente inferior, es la esclavitud. Un esclavo se caracteriza porque su trabajo o sus servicios se obtienen por la fuerza y su persona física es considerada como propiedad de su dueño, que dispone de él a su voluntad.

La exploración de las costas de África, el descubrimiento de América por los españoles en el siglo XV y su colonización en los tres siglos siguientes, impulsó de forma considerable el comercio moderno de esclavos. Portugal, España e Inglaterra fueron quienes se destacaron en el comercio de esclavo. Tuvieron grandes flotas solo dedicadas a este menester y en el transcurso de este periodo murieron tanto en los barcos como masacrados en sus villas alrededor de 20 millones de negros.

Otra forma de diferenciación social se produce con la explotación del trabajador. La explotación consiste en el pago al propietario de un factor de producción (trabajo, energía) de una cantidad inferior al valor del producto.

Discriminación religiosa: Existen numerosos casos de personas que son discriminadas por su inclinación hacia determinada religión. Sin duda, el ejemplo más trágico de esto sería el genocidio realizado por la Alemania nacionalsocialista durante las décadas de 1930 y 1940 para aniquilar la población judía de Europa. Al final de la II Guerra Mundial en 1945, en torno a seis millones de judíos habían sido asesinados en campos de concentración y pogromos por los nazis.


 en Irlanda no solo por su independencia si no también por la intolerancia católico – protestante.
Discriminación física: Son muchas las personas que son discriminadas por su aspecto físico. Los ejemplos están a simple vista. Las gorditas nunca son tomadas como secretarias o recepcionistas. Pero esto es solo un caso ya que no se debe olvidar los 1000 años de lucha 

 Desde 1922 el IRA (ejercito de liberación irlandés) lucha contra Gran Bretaña casi sin treguas de por medio.

En Bosnia, entre católicos y musulmanes. En Israel, entre judíos y musulmanes. En distintos países africanos donde se desarrollan verdaderas guerras civiles entre pequeñas minorías animistas-musulmanas-protestantes-católicas.

Los sordos, ciegos o mudos no son tenidos en cuenta y son mal vistos, dados que la ignorancia cuenta que un hijo de ellos, tiene grandes posibilidades de repetir la historia. A los enanos se les complican la existencia al estar el mundo preparado para personas de otra altura. Los albinos también tienen lo suyo.

En realidad no se precisa de un motivo especial para discriminar a una persona, basta que esta fuera un tanto diferente de la mayoría, para hacerlo. Pelados, sin dientes, rengos, mancos, jorobados, etc. La lista podría hacerse hasta interminable y tremendamente ridícula. Las bromas crueles y sarcásticas que estas personas deben soportar a lo largo de su vida, haciendo enormes esfuerzos para no perder el control de sus actos y terminar a golpes de puños con el primer agresor verbal que se tropiece con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario