martes, 8 de febrero de 2011

EL SUICIDIO EN PARAGUAY - PARTE I

El suicidio en el Paraguay se lleva a más de 300 jóvenes al año. El 80 % de los auto-eliminados están entre 14 y 19 años. En el 2004 fallecieron 326 adolescentes; en el 2005 murieron 308 jóvenes y en el 2006 subió a 346 el número de suicidados. La culpa de esta desgracia recae directamente en los propios padres, especialmente, por la falta de orientación a sus hijos.

La adolescencia es un período del desarrollo en donde se moldea la futura personalidad. Es una época de mucho estrés ante los constantes cambios: cambios en el cuerpo, cambios en las ideas y cambios en los sentimientos.

El intenso estrés, confusión, miedo e incertidumbre, así como la presión por el éxito, y la capacidad de pensar acerca de las cosas desde un nuevo punto de vista influye en las capacidades del adolescente para resolver problemas y tomar decisiones.

Para algunos adolescentes, los cambios normales del desarrollo, a veces acompañados por otros hechos o cambios en la familia como el divorcio o la mudanza a una nueva comunidad, cambios de amistades, dificultades en la escuela u otras pérdidas, pueden causar gran perturbación y resultar angustiantes. Los problemas pueden verse como demasiado violentos o difíciles de sobrellevar. Para algunos, el suicidio puede parecer una solución.


Del 12 al 25 % de los niños y adolescentes experimentan algún tipo de idea acerca del suicidio (pensamiento suicida) en algún momento. Cuando los sentimientos o pensamientos se vuelven más persistentes y vienen acompañados de cambios en el comportamiento o planes específicos de suicidio, el riesgo de un intento de suicidio se incrementa.

Es obligación de los padres

Son los padres quienes tienen la experiencia suficiente como para acercarse a sus hijos y enterarse de lo que acontece en sus vidas. Por eso uno es mayor y el otro es adolescente, lo que implica que el adulto ya ha pasado esos momentos difíciles y tiene obligación de orientar y guiar al adolescente. Siempre debe mantenerse atento a los cambios de actitud tales como:

Cambios en los hábitos alimenticios y del sueño.

Pérdida de interés en las actividades habituales.

Retraimiento hacia los amigos y miembros de la familia.

Emociones reprimidas o bien alejamiento o huida.

Uso de alcohol y de drogas.

Descuido del aspecto personal.

Situaciones de riesgo innecesarias.Preocupación acerca de la muerte.

Aumento de molestias físicas asociadas a conflictos emocionales, como dolores de estómago, de cabeza y fatiga.

Pérdida de interés por la escuela o el trabajo escolar.

Sensación de aburrimiento.

Dificultad para concentrarse.

Deseos de morir.

Falta de respuesta a los elogios.

Aviso de planes o intentos de suicidarse, incluidos los siguientes comportamientos:

  • Dice a menudo: "Quiero matarme" o "Voy a suicidarme".
  • Da señales verbales como "No seré un problema por mucho tiempo más" o "Si me pasa algo, quiero que sepan que …".
  • Regala sus objetos favoritos; tira sus pertenencias importantes.
  • Se pone alegre repentinamente luego de un período de depresión.
  • Puede expresar pensamientos extraños.
  • Escribe una o varias notas de suicidio.
Las amenazas de suicidio significan desesperación y un pedido de auxilio.
Siempre se deben tomar en serio los sentimientos, pensamientos, comportamientos o planes de suicidio.
Todo niño o adolescente que expresa ideas de suicidio debe ser sometido a una evaluación médica de inmediato. Y su tratamiento debe durar lo suficiente hasta recuperar la estabilidad física y emocional.

A veces esto no basta y es necesario de la ayuda y evaluación de toda la familia para superar este trance tan angustiante, haciéndose necesaria una terapia de familia.

  • Se estima que hay de ocho intentos de suicidio por cada suicidio concretado, y la proporción es aun mayor entre los jóvenes.
  •  Los principales factores para el intento de suicidio son la depresión, el abuso de sustancias y los comportamientos agresivos o perturbadores.
  • Los suicidios con armas de fuego representaron el 63 por ciento del incremento de la tasa global de suicidios desde 1980 hasta 1996, en el grupo comprendido entre los 15 y los 19 años.
  • Los hombres menores de 25 años tienen más probabilidad de suicidarse que las mujeres. En 1996, la proporción entre los 15 y los 19 años fue de 5 a 1 (hombres respecto de mujeres).
  • Sin embargo, las mujeres tienen mayor probabilidad de intentar el suicidio que los hombres.
Número de suicidios en los últimos 6 años

ANO
SUICIDIOS
% ANUAL
% D/2000
2000
186
-----
-----
2001
206
10,7
10,7
2002
243
17,9
30,6
2003
249
2,46
33,8
2004
326
30,9
75,2
2005
308
-5,5
65,5
2006:
346
12,3
86,0



En todos los casos los métodos más utilizados fueron: ahorcamiento, envenenamiento y armas de fuego.

¿Qué es el suicidio?

El suicidio es el acto de quitarse la vida por propia decisión, sin ningún tipo de inducción o ayuda de otros. En ciertas culturas antiguas era una forma honorable de escapar de algunas situaciones humillantes o sin escapatoria.

El suicidio ha estado ligado a la humanidad y sus costumbres: los mayas, según refiere la historia, veneraban a Ixtab, la diosa del suicidio, y, en el Lejano Oriente, los japoneses se hacían el "harakiri" que es el suicidio ritual, con el cual podían recuperar el honor al lavar la deshonra.

La mayoría de las religiones lo consideran un pecado, y en casi todos los países del mundo, está considerado como un delito. Para considerarse suicidio, la muerte debe ser un elemento central y único motivo del acto. Los hombres bomba y los mártires no son considerados suicidas, dado que mueren como consecuencia de la explosión que ellos mismos provocan y los otros se sacrifican en nombre de una creencia.

Tampoco son suicidas los que se sacrifican por otros en caso de emergencias ni los soldados que luchan en una guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario