viernes, 31 de diciembre de 2010

¿CUANTO CUESTA LA FE? - ( “Pare de Sufrir” en Paraguay”) PARTE I

La iglesia Universal del Reino de Dios (IURD), cuyo slogan es “Pare de Sufrir” ha encontrado en Paraguay una tierra fértil para atraer a muchos seguidores incautos, que recurrieron a los templos esparcidos por varias regiones de la república, en busca de soluciones a sus problemas. Sin embargo estas, nunca pasaron de promesas. No obstante la presencia de esta iglesia, que otros lo califican de una simple secta, no pasa de ser un gran negocio para su máximo líder, Edir Macedo, que recibe unos 30 millones de dólares, mensualmente desde nuestro país. Esta sideral suma es obtenida a base de mentiras y chantajes en perjuicio de sus fieles.

Desde que desembarcó en Paraguay, en 1992, fue la política implementada por los seguidores de la filosofía de Macedo. Durante los primeros cuatro años, la indiferencia fue casi total por parte de nuestros compatriotas, pero tanta era su propaganda, como las necesidades del pueblo que poco a poco fue venciendo la tímida resistencia.

Hoy en día el negocio se ha vuelto próspero y se recuperó con creces aquellos malos primeros tiempos. Tan bien les va que según testimonio fidedigno de muchos actuales disidentes, se llevan un promedio de 30 millones de dólares de nuestro país cada mes.

Pero no van directamente a Brasil, si no que hacen una pequeña calesita a Uruguay, Islas Caimán, Nassau, Luxemburgo, Liechtenstein, Andorra y otros paraísos fiscales y así evaden el fisco. Los pastores son todos brasileños y pareciera que los pastores paraguayos no están calificados para predicar. Entran y salen de nuestras fronteras “como Pancho por su casa”. No tienen permiso para trabajar, sin embargo lo hacen y no solo predicando. Su particular lavado de cerebro, después de algún tiempo no permite distinguir lo que es correcto y lo que no.


Se hace muy difícil conversar con ellos, ya que rehúsan hacerlo si uno no pertenece a la congregación. Apenas se llega a cualquiera de sus templos, se puede observar sus “milagrosas sesiones de sanación” que consisten en imposiciones de manos violentas, toman a la persona por el cuello y la sacuden con violencia con el propósito de expulsar a los demonios causantes de todos los males del universo.

En sus reuniones no se utiliza la Biblia como la guía principal, tampoco en sus programas de radio ó televisión. No enfatizan las doctrinas fundamentales del evangelio, pero si citan versículos muchas veces fuera de su contexto, olvidándose del más importante que dice: “Mirad que nadie os engañe” [Mateo 24:4].


Es notable todas las contradicciones en que cae el dogma de la IURD, incluso llegando a contradecir a la Biblia misma, ya que incluyen en su culto la entrega de toda clase de fetiches o amuletos con función de sacramental que son usados como amuletos para lograr la cura, la liberación o la prosperidad.


Entre estos podemos observar la entrega del “Jabón de la Descarga”, “Agua Bendita”, “La rosa milagrosa”, “La Llave de la Victoria”, “la sal bendecida por el Espíritu Santo”, “El agua del Río Jordán”, “Piedras de la Tumba de Jesús”, “pan bendecido”, “Aceite milagroso de Israel”, “arena de la playa del Mar de Galilea”, “aceite del Monte de los Olivos”, “La Vara de Jacob”, “maderitas de la Cruz de Jesús” y también actitudes mágico-salvadoras como “tocar el Manto Sagrado”, “pasar por la puerta de la victoria”, etc.


Que se puede hacer para defendernos de esta gente. Ya que son muchos los reclamos escuchados durante toda la investigación de esta nota, sin embargo, ese es otro de los factores que es aprovechado por esta secta, el silencio del paraguayo ante una injusticia ó una arbitrariedad. Estamos ante la presencia de un gigante que ha invertido ya millones en nuestro país, y con el único fin de sacar todo lo que se pueda sin importar los medios.

Carecen totalmente de escrúpulos al jugar con los sentimientos que provoca la fe. Muchos se quejaban hace años del Reverendo Moon (Iglesia de la Unificación), pero se estima que la IURD llegará mucho más lejos, esperemos que no sea así. Amén.


Breve historia
La Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) fue fundada el 27 de julio de 1977 por Edir Macedo Becerra (1945 - ), de familia católica, quien tuvo incursión en los cultos afro brasileños. Ingresó en los años 70 a la Iglesia pentecostal “Nueva Vida”. En 1975 junto a su cuñado fundan el “Salón de la Fe”, hasta que se pelearon por las ganancias económicas y Macedo funda la IURD. Por otra parte su cuñado Romildo Soares funda la “Iglesia Internacional de la Gracia de Dios”.


Habiéndose separado de todos sus compañeros de fundación viaja a los Estados Unidos en 1986 y se queda largo tiempo aprendiendo las técnicas de los tele-evangélicos norteamericanos y marketing empresarial. En esa época, la sociedad brasileña vivía una crisis económica y social sin precedentes en su historia. Es así que nacen varios grupos separados de Iglesias pentecostales de estilo más rural, con una adaptación fuerte a la urbanización creciente, y priorizando la cura divina, la liberación y la prosperidad, como también estar siempre presente en los medios de comunicación.

Un ejemplo de estos grupos es la Iglesia Pentecostal “Dios es Amor” de David Miranda, de similares características a la IURD y con presencia en nuestro país desde 1986.


Antes de autoproclamarse ‘Obispo’, Macedo era un simple cajero de la Lotería de Río de Janeiro cuando comenzó, hasta que con la donación de sus fieles, comenzó a comprar espacios en los medios y con su fuerte carisma y técnicas de manipulación llegó a tener un despliegue monumental. Consciente de que “en la disputa por el “mercado religioso” sobrevive quien tenga mejores condiciones de usar los medios y se apoye en las mejores estrategias de marketing para crecer y ser notado” (Macedo). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario