martes, 7 de diciembre de 2010

LUZ, CÁMARA, ACCIÓN...

Desde que tengo uso de razón, y es una forma de decir, siempre me gustó la cinematografía. Era una pequeña pulguita, con anteojos más grandes que mi cara, y ya concurría a las salas de proyección, para asistir, con notable interés, a cualquier tipo de película de aventuras.

En esa época se estilaba las “matinée” o sea cine a la hora de la siesta, donde se entraba a la una de la tarde y terminaba a eso de las seis y media. Con tantas horas en la oscuridad, salía de la sala, con los ojos grandes como huevo duro y algo mareado. Era común “pasar” cuatro películas, en la misma sesión.  Por lo general, films de vaqueros, que hoy cayeron en el olvido, de piratas, de ciencia ficción o bien, de monstruos, siempre surtidito.

Tal fue el impacto de aquellas viejas películas, que me causaron, que luego, en la adolescencia, de puro corajudo nomás, comencé a escribir cuentos cortos para ser filmados. Años después, pude alcanzar mi sueño de filmar algunos de ellos, pero siempre conservando la categoría de cine amateur.

También fui “extra”, “sin bocadillo”, es decir sin hablar, en unas 6 películas, solo para saber como era el “toque” profesional. El último proyecto que participé, fue en el año 2006, en Hernandarias, en donde fui invitado a corregir y replantear el guión cinematográfico, junto con un grupo de chicas y chicos maravillosos, llenos de talento, proveniente de la Escuela de Teatro del Área 2. 

Toda esta historia se arrastra, debido a que, leyendo los titulares de los distintos diarios capitalinos y regionales, del mismo modo que los principales noticieros radiales y televisivos, dan, al menos para mí, la impresión de encontrarme en una gran sala de cine, con pantalla gigante y sonido mega estereofónico.

Por ejemplo, solo mirando la cara de Nicanor, lo imagino protagonista de la versión local de “TITANIC”, cuando dijo que los colorados gobernarían por espacio de mil años. Viendo una foto de Juan Carlos Galaverna, denota un parecido sorprendente con Marlon Brando, por lo que le quedaría bárbaro el papel de EL PADRINO.

El ministro Vera Bejarano y el dirigente campesino Elvio Benítez, pueden conformar la dupla central de la película ABRETE SESAMO. También queda la posibilidad que nuestro ministro de Relaciones Exteriores, participe en otra producción nacional cuyo título tentativo podría ser ALÍ HAMED Y LOS CUARENTA LADRONES.

Quien nunca podría perder la ocasión de estar en la pantalla grande, es el titular de Emergencia Nacional, Camilo Suárez quien haciendo pareja con Electra, podrían interpretar juntos, SECRETO EN LA MONTAÑA. Otro gran actor es el Obispo Rogelio Livieres Plano quien se vería perfecto actuando ENTRE LA ESPADA Y LA PARED.

Otro personaje que merece el protagonismo en un buen film, e inclusive, candidato a ganar al Oscar, por sus numerosas actuaciones pero fuera de los sets de filmación, ese es justamente Lino César Oviedo, quien puede ser la estrella de CHUKI. El ministro de Educación, Galeano Perrone tampoco se escaparía de ser el actor principal de LA ESCUELA DEL TERROR.

Por su parecido físico, el atornillado senador del PLRA, líder y único representante de su propia bancada, don Alfredo Jaeggli, bien podría encarar una versión nacional, de aquel recordado film canadiense, PORKY. También tiene grandes merecimientos para figurar en la pantalla grande, la Ministra de Salud Esperanza Martínez, siendo la estrella principal del film CUARENTENA. 

Otro gran personaje, siempre gran candidato a llevarse varias estatuillas doradas, por sus talentosas actuaciones dentro y fuera de la municipalidad esteña es Javier Zacarías Irún quien se lleva las palmas por ser protagonista de EL GRAN GOLPE y junto con su esposa, Sandra McLeod, BONNY AND CLYDE. 

El director de la Policía Caminera, Eduardo Petta San Martín, ha lucido en la espectacular obra de extremado terror y suspenso, CARRETERA DE LA MUERTE. Una excelente comediante como es la “ñembo” intendenta de Hernandarias, la abogada Carmen Álvarez, de vida al peculiar personaje en LA BRUJA DE BLAIR.


Mientras que el otro “intendente” de la misma ciudad, don Blas Leguizamón, interviene en una risueña comedia, plena de humor y escena de enredos en MI POBRE ANGELITO. Quien tampoco se queda atrás, por su gran dote actoral y que ya merece tener sus pisadas en el Hall de la Fama en Hollywood es nuestro gran director paraguayo de Itaipú, Mateo Balmelli quien figura a la cabeza del elenco de LAS AGUAS BAJAN TURBIAS.

Y finalmente nos encontramos con la revelación joven y que les otorga un gran futuro como actores a la pareja constituida por Sindulfo Blanco y Alicia Pucheta de Correa quien encabezan el reparto de DE AQUÍ NO ME MUEVO, “remake” de los mismos roles que interpretaron, en su momento, Rock Hudson y Doris Day.

La lista de actores y actrices, de gran vocación y talento, que existen dentro del marco de los funcionarios públicos, es sorprendente y deja hecho a sus pares de Hollywood como bebes de pecho. Ya  solo con verlos trabajar, nos da la pauta de como todos los días nos actúan. Y a ellos les digo: “¡Luz, cámara, acción...!” 

No hay comentarios:

Publicar un comentario