jueves, 27 de enero de 2011

¿EXISTEN LOS EXTRATERRESTRES? - PARTE I

Los Ovnis son un fenómeno a nivel mundial, observado desde tiempos remotos y Paraguay no es una excepción. En nuestro país se registran muchos avistamientos, sin embargo no existen estadísticas y las personas no los denuncian por temor de ser tomadas por locas o mentirosas.


Existen dos formas de ver las cosas. Si se toma al pie de la letra lo dicho por Santo Tomás de Aquino “Ver para creer” los “marcianitos” son fábula para niños. Pero para Lin Yu Tang, destacado premio Nóbel de Literatura, quien escribió “Una hoja en la tormenta”, decía que “que el viento no se ve, pero se siente, Dios no se ve, pero existe”. Por lo tanto la opción queda empatada.


Sin embargo el Universo no se rige por historias y sí por las matemáticas. Para dar un ejemplo de esto se tiene que la Fórmula de Drake, célebre matemático, físico y astrónomo norteamericano, impulsor de todas las sondas espaciales lanzadas por la NASA, ilustra bien el tema.


Drake afirma que existen 45 mil billones de estrellas, cada una de ellas es un sol, cada sol tiene (una suposición) diez planetas y cada planeta (solo un promedio) de 3 satélites. Por lo tanto, el número de astros que resulta es realmente impresionante. Con esa cantidad, es imposible que no exista vida, menos, igual o más inteligente que en la Tierra.


Existen monumentos dispersos por todo el planeta que no se pueden explicar dado su majestuosidad y que pone en serios aprietos a los arqueólogos, antropólogos, geólogos, ingenieros y demás científicos que no advierten la forma como fueron construidos sin tener una tecnología adecuada.
Las construcción de las pirámides de Egipto, la iluminación eléctrica dentro de las tumbas de los faraones, las descomunales piedras de las ruinas de Baalbek (Líbano), los dólmenes de Stonehenge (Inglaterra), Los moais de la Isla de Pascua, La fortaleza de Machu Pichu y las Líneas de Nasca (Perú), el museo de Bagdad posee na pila eléctrica, de 1800 años antes que la inventaran Volta y Galvani.

En Utah existen huellas de hombres tan antiguas que asusta: 270 millones de años. En Nínive se hallaron lentes ópticos 19 siglos antes de su invención en Occidente. El Pilar Ashoka en India, al menos del 423 AC, es de acero inoxidable, algo que se inventó dos mil años después. Son muchos los misterios y enigmas que rodean a los posibles visitantes que aparentemente ayudaron a nuestros antepasados con su tecnología, pero con el paso del tiempo, esas enseñanzas quedaron en el olvido.

Testimonios existen en abundancia; crónicas de avistamientos en periódicos, libros, revistas, cine, series de televisión, Internet, pero no todos son confiables. A veces, por desgracia, se mezcla charlatanería, una rica imaginación con muy buenos negocios a costa de gente ávida al tema y que no distingue lo verdadero de lo falso. Esta en uno filtrar la información y saber quien es la fuente.

Paraguay no escapa del fenómeno ufológico

En los Archivos de la Compañía de Jesús se guardan algunos hechos insólitos, que revelan que esta parte de Sudamérica es rica en misterios y enigmas sobre el fenómeno Ovni. Existe un documento especial que nos dice lo siguiente:

"En la reducción de San Ignacio de Ipané, el 10 de agosto de 1631, un objeto extraño y luminoso fue visto surcando el cielo. Entre las 6 y 7 de la tarde se vio levantarse por la parte de oriente un globo luminoso de extraña grandeza que vino con vuelo no apresurado, sino algo lento, por encima del pueblo, como una luna llena. Despedía hacia oriente gran cantidad de centellas, y al llegar a la línea del horizonte de occidente, se abrió con mayor luz, la que luego se apagó, y transcurrido el tiempo que se tarda en rezar un credo dio un tremendo estallido como de trueno".

Si se lee atenta y fríamente este párrafo, el objeto viajaba lentamente, y las palabras "se vio levantarse por la parte de oriente" da idea que "tomó altura" o sea un despegue de tierra de un Ovni en la zona que abarcaría la provincia argentina de Misiones, Brasil y Paraguay. Este documento es valioso y aporta la prueba que siempre hemos sido visitados por estos objetos voladores, sin definir su procedencia.

Otro testimonio del Siglo XVIII


La Guerra de la Triple Alianza fue dramática y cruenta, dejando miles de muertos entre los contendientes. Es en esta época donde se registra otro hecho ufológico importante para nuestro país.

El 26 de noviembre de 1866 se navegaba por el río Paraguay, el bergantín brasileño del Cap. Augusto Leverger (Barón de Melgazó), cuando éste vio desde la cubierta, esa noche, algo sin explicación. Este suceso quedó registrado en el libro de abordo:

"A las cinco horas y 47 minutos de la madrugada, estando el cielo perfectamente limpio y calmo percibí un globo luminoso que con una increíble rapidez describió una curva de 30 grados rumbo al Noroeste, dejando subsistir tras de sí una faja de luz en la cual se distinguían tres cuerpos, cuyo brillo era más vivo que el de la faja e igualaba, si no excedía en intensidad, al de la Luna Llena en tiempo claro.
  

Después de 25 minutos de observación, de la que también fue participe una parte de la tripulación de la nave, todo desapareció bruscamente y a partir de allí no hubo más perturbaciones atmosféricas. En la ciudad de Asunción, conversé con el embajador de Brasil y otras personas, que testimoniaron esta declaración.

Sometiendo a cálculos trigonométricos las posiciones detectadas personalmente, se estima que el fenómeno se verificó en la región atmosférica y tan sólo a 59 leguas de distancia de Asunción”

Haciendo un trabajo de seguimiento, la investigadora argentina Marta Virginia Capalló, determinó que ésta podría ser la primera noticia periodística sobre Ovnis, mucho antes que el "Times" de Londres lo hiciera, en 1870. Si existe alguna duda de la veracidad, de este testigo calificado, o que haya confeccionado algo con tecnología de la época. Los primeros aparatos aéreos hicieron su aparición, recién en la última década del siglo XIX. Tampoco pudo ser un meteorito o un fenómeno atmosférico dado el tiempo transcurrido: 25 minutos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario