sábado, 15 de enero de 2011

LA IGLESIA CATÓLICA VS LOS PIRATAS DE LA FE- PARTE I

Sin lugar a dudas, el Vaticano es la más grande multinacional de la Historia. Cuenta con un activo verdaderamente imposible de valuar. Joyas, piedras preciosas, artesanías de oro y plata, antigüedades religiosas y paganas,  esculturas, murales y valiosas pinturas de afamados pintores tanto en sus pasillos como en los repletos sótanos, lejos de la vista de los curiosos y autoridades fiscales. Ostenta el orgulloso record de ser la empresa más antigua del mundo: más de 2000 años. Tiene el suficiente poder económico y las influencias necesarias para poner ó sacar gobernantes de cualquier país del mundo que interfiera en sus planes.


Para esta investigación sobre las sectas, se intentó aportar la mayor  cantidad de datos posibles a nuestros fieles lectores de Primera Plana, a fin de abrirles la puerta a ese misterioso y secreto mundo de la espiritualidad, al que no es muy fácil acceder. Durante tres semanas sucesivas, se ha brindado una información verídica y concreta de las tres congregaciones más conocidas ó en su defecto con mayor antigüedad e impacto en nuestra sociedad.

Es evidente que existen muchas más y todas tienen un tenor más ó menos parecido, dependiendo únicamente de su muy propia interpretación de la Biblia. Las hay muy voraces y otras no tanto, hablando de diezmos se entiende.

Algunas tienen prohibiciones realmente ridículas, si pensamos que vivimos en el siglo XXI y otras, son tan criminales que prefieren ver morir a un feligrés antes que quebrar un necio precepto sacado de quien sabe donde. Hay templos pobres y otros ostentosos.  Algunas predican en castellano, otras en guaraní y unas pocas en un espantoso “portuñol”. Muchas de estas sectas ni siquiera  concuerdan de modo alguno con nuestra sensibilidad ni con nuestra idiosincrasia.

Pero si, en una sola cosa coinciden todas estas ñembo religiones, que es captar adeptos para su causa, infundiéndoles miedo ó temor a no ser salvos de sus pecados ó que si no dan el diezmo, sus almas vivirán en el infierno hasta el fin de los tiempos. Ninguna habla del amor que Dios les profesa a sus hijos, aquí en la Tierra, ni de la inmensa misericordia y el amplio perdón que Ñandejara tiene frente a nosotros los pecadores de carne y hueso.

Su orientación está preparada hacía el engaño, el fraude y la estafa no solo económica si no espiritual que es más delicada y sensible,  porque toca los sentimientos más profundos que cualquier ser pueda sentir. Ser defraudado en este aspecto es bajo y cruel, ya que a estas sectas generalmente concurren personas que padecen mil y un problemas. Llegan desesperados luego de recorrer su iglesia madre, umbandistas, payes, curanderos, manosantas, “médicos”, hechiceros, charlatanes, otras iglesias y sus problemas no son resueltos, siguen ahí todavía, y la angustia se hace más violenta.

Estos llegan a cualquiera de los cientos de nuevas sectas que brotan como hongos, cansados, predispuestos para creer en cualquier cosa que los cure, les devuelva el trabajo ó el amor perdido ó lo que necesitare. Y caen, muy a su pesar, en una espantosa trampa, llegando luego a encontrarse mucho peor que cuando ingresaron a la secta.

El lavado de cerebro es tan evidente que ya no se puede conversar con los adeptos de algunas congregaciones, ya que todo se ha vuelto para ellos, satánico y pecaminoso. Discutir ó intercambiar información es realmente imposible. La pobrísima preparación teológica de los pastores ó misionero quienes aprenden de memoria unos cuantos versículos y creen conocer profundamente la Biblia cuando jamás se han topado con un diccionario.

Libro fundamental para conocer el significado de miles de palabras cuyas acepciones pueden prestarse a confusión. La gente ignorante ó semi-analfabeta son presa demasiado fáciles de embaucar. Ese ha sido la finalidad de esta serie de notas, la de prevenir, abrir los ojos de las personas inadvertidas para que no sean nunca más estafadas por los llamados “Piratas de la Fe”. 

Resumir en pocas palabras la historia de la Iglesia Católica es casi imposible, porque está enraizada profundamente con la política, la economía, la geografía, la religión en una complicada trama en la mayoría de los países de este planeta. Pero se puede llegar a decir sin temor a equivocarse que hasta la década de los 80, en el siglo pasado, era la más poderosa, la de mayor cantidad de adeptos y su hegemonía era casi universal.

Sin embargo a partir de allí, comienza una curva notoriamente descendente, caracterizada por la pérdida de su poder financiero (pésimas inversiones que casi la conducen a una quiebra)  y un desbande generalizado de sus fieles que dejaban sus filas para pasarse a una infinidad impresionantes de sectas seudo-cristianas ante las propias narices del Vaticano.

Causas
En primer término, se oponían férreamente a un “aggiornamiento” ó adecuación a los nuevos tiempos de su dogma, que para el creyente común y corriente era una puerta difícil de traspasar.

Las respuestas a los interrogantes eran respondidas de manera evasiva ó simplemente no respondidas, amparándose  los sacerdotes tras su infabilidad y la rígida cadena verticalista vaticana.

Por lo tanto comienza a hacerse más grande la brecha entre las necesidades de los fieles católicos que no son contempladas por la intransigente postura de los dirigentes religiosos.

En segundo lugar, muchos “trapitos sucios”, comienzan a ver la luz del sol.  Rumores que se tenían como ciertos, tímidamente se blanquean de la propia boca de su máximo dirigente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario