sábado, 22 de enero de 2011

PARAGUAY Y EL PETRÓLEO - PARTE II


La guerra  sucia por  el “oro negro”

Entre 1932 y 1935 tuvo lugar una guerra realmente estúpida entre Bolivia y Paraguay, dos de los países más pobres del mundo, uno de ellos, empleó el más moderno armamento, anticipando técnicas y estrategias de la Segunda Guerra Mundial. Murieron 90 mil hombres según recuentos oficiales ó 150 mil según observadores extranjeros. Estos dos países insolventes, mantenían a sus pueblos en la más absoluta miseria.

En Bolivia se mataba el hambre masticando coca, y alcanzó un endeudamiento superior a su capacidad de pago, como consecuencia de la compra de armamento, llegando a caer en una miseria que los ahoga hasta hoy. Por una ambición desmedida, de poseer todo el petróleo del Chaco, la Standard Oil of New Jersey, hoy transformada en la Exxon, dominó al país y lo empujó a la guerra.

Ambos bandos lucharon heroicamente, en una desigual pelea contra el hambre, la sed, la polvareda y los elementos de la naturaleza. Aunque desde 1935 se había acordado una tregua que interrumpió las hostilidades; la paz que puso fin a la guerra del Chaco no fue firmada hasta el 21 de julio de 1938 en Buenos Aires, capital de la Argentina.

Esto explica que en la guerra del Chaco, Paraguay y Bolivia se enfrentaban contra los intereses económicos de la Standard Oil of New Jersey que en esos momentos poseía más de 100 veces, los PNB de los dos países sumados.


"En Bolivia, dominaba el capital norteamericano, la Standard Oil necesitaba de una salida al río Paraguay, para sus pozos de petróleo, en el oriente de aquel país. Detrás del Paraguay, la compañía inglesa Royal Dutch Shell, trató de evitarlo. Esta fue una de la causa del conflicto que ha ensangrentado a todo nuestro continente".

Tal afirmación proviene de Liborio Justo, hijo del presidente Justo, de la Argentina, quien tuvo una activa actuación diplomática mientras se trataba la paz, después de finalizada la lucha armada.

El petróleo en la vida moderna

El Petróleo es un líquido oleoso bituminoso de origen animal y vegetal. Se encuentra en grandes cantidades bajo la superficie terrestre y se lo emplea como combustible y materia prima para la industria química. Se lo llama crudo cuando aún no se lo ha procesado.

El proceso de conversión es demasiado lento y comenzó hace muchos millones de años, cuando surgieron los organismos vivos en grandes cantidades, y continúa hasta el presente. La industria moderna lo utiliza como combustible para mover vehículos por tierra, mar y aire.

 Esto era casi impensable hace un poco más de 100 años. Sus derivados se emplean para fabricar medicinas, fertilizantes, productos alimenticios, objetos de plástico, materiales de construcción, pinturas y textiles, y generación de electricidad. Con la invención del automóvil y las necesidades energéticas surgidas luego de la I Guerra Mundial, la industria del petróleo se convirtió en uno de los cimientos de toda la sociedad industrial.

Hoy en día, todos los países son dependientes del petróleo y los subproductos. Las grandes urbes disfrutan de un cierto confort gracias a un suministro de petróleo relativamente abundante y barato. Sin embargo, en los últimos años ha descendido la disponibilidad mundial y su costo se ha elevado.


Es probable que a mediados del siglo XXI, el petróleo sea reemplazado por combustibles alternativos, como los de origen eólico, solar, eléctrico u orgánicos. Hoy, un barril de crudo produce 79,5 litros de gasolina, 11,5 litros de combustible para reactores, 34 litros de gasóleo y destilados, 15 litros de lubricantes y 11,5 litros de residuos más pesados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario