lunes, 8 de noviembre de 2010

¡¡¡CUIDADO CON EL BUNGA-BUNGA!!!

No puedo dar una respuesta coherente y ni siquiera sostener una mísera teoría acerca del fracaso de todas las campañas que se han emprendida, en nuestro país, contra el Sida. Lo mismo ocurre con los accidentes de tránsito y los motociclistas.

Como un simple pensamiento en voz alta, pareciera que basta que se dicte algún tipo de norma, sobre cualquier cosa, para que brote la rebeldía paraguaya y se haga exactamente todo lo contrario a lo prohibido.

Si se pone un cartel “no pisar el césped”, es posible que 5 minutos después, una o más personas, estén saltando sobre el gramado recién plantado. Es este espíritu contradictorio que hace tan difícil aplicar las leyes en nuestro país.
 

Ahora bien, creo que la mayoría de la gente, le ha perdido el respeto al Sida y se han olvidado que esta es una enfermedad terriblemente mortal, que no perdona, y que, a 30 años de su descubrimiento, todavía no se le ha encontrado una verdadera cura, solo algunas pequeñas alternativas para seguir soportando su inexorable agonía.

Para tener una idea más clara de su peligrosidad, existen 33 millones de personas, entre adultos y niños con Sida en todo el mundo. Cada año se infectan 3 millones, así como 2 millones mueren irremediablemente cada 365 días. Desde su aparición en 1981, hasta la fecha, más de 25 millones de personas han muerto de Sida, cifra comparable a todos los difuntos que causó la Segunda Guerra Mundial.

Pero lo que más me preocupa, es que el 60 % de los infectados, son menores de 25 años. Eso, para mi, es asustador, porque podemos perder a toda una generación de jóvenes y quedar en este planeta, solo los más viejos. En cuanto a la Triple Frontera, según datos no-oficiales, contamos con 5.000 infectados. Solo el 15 % de esta cifra se encuentra empadronado. El resto, lo ignora o lo sabe, pero le da vergüenza hacerse el Test de Elisa y registrarse.

¿Y como nace esta tremenda pesadilla?, muy sencillo, con la liberación de las costumbres, a partir de mediados de la década del 60, en el siglo pasado. Las mujeres que, hasta ese momento, representaban el papel de sumisas, dóciles corderitos, comprensivas, complacientes y por sobre todas las cosas ultra pasivas. Comienzan a tomar la iniciativa, en todo sentido, y ellas mismas a elegir a su pareja y no al revés, como siempre se hizo. Y pobre del hombre que no consiga hacerlas llegar al orgasmo, porque ese pobre tipo se verá condenado a duras ofensas sobre su “poderosa” virilidad. 

El sida también se manifiesta por primera vez, durante aquella misma época, por lo tanto nacen al mismo tiempo, el hambre y las ganas de comer. Concretando, quiero referirme a los jóvenes que cada día comienzan mucho más temprano su vida sexual. Especialmente las nenas, que con edades que no superan los doce o trece años, ya empiezan a darle duro al bunga-bunga.      

Esta práctica precoz en las nenas, ha llevado a que en los últimos 30 años, el cáncer de útero haya llegado a duplicarse en términos reales. Coincide algo parecido con la próstata en los varones. Y esto me parece un absurdo, no porque le den con todo al bunga-bunga, si no porque sus cuerpos están maduros, pero sus “cocos” están verdes.

Es hormona pura, no existen sentimientos, solo una imitación torpe de lo que hacen los adultos. Sexo sin estar mentalmente preparado trae traumas y remordimientos que, ni con 50 sicólogos se los sacan de encima. Justamente por eso, por ser adolescentes. Es decir que adolecen de muchas cosas, entre ellas de una personalidad totalmente formada y definida, que les permita mantener una relación madura y estable.   

Yo no soy nadie para decir que lo hagan o no, porque no soy un puritano ni mucho menos, pero todo tiene su tiempo y eso es muy personal y si los propios padres, no les dan “bola” a sus hijos e hijas, ni están presente cuando sus retoños los necesitan para guiar sus vidas, entonces ¿quien cuernos soy yo, para darles una simple sugerencia?

Si al final de cuentas, cuando los chicos están “aku”, no hay nadie en la Tierra que los ataje. Lo máximo que puedo decirles, es que al menos, realicen sexo seguro. Que tengan siempre a mano un condón. Porque con este adminículo no solo evitaran contraer un sin fin de graves enfermedades, también eludirán el compromiso de ser padres sin desearlo, con lo que todos los planes se irán directo a la cloaca. 

Paternidad sin responsabilidad y delegar ese compromiso a los padres, son dos de las cosas más sucias que existe. Pero lo que agrava el problema, es que ahora las mujeres, no quieren usar condón, porque dicen: “que no sienten al hombre”. Esta estupidez es una total falta de responsabilidad en el tema, llegando incluso hasta ser criminal y motivo suficiente para inicio de una demanda judicial. 

Antes, el que ponía trabas era el hombre, hoy se dio vuelta la tortilla. En fin, como para redondear el tema, mis queridos adolescentes. Jamás les aconsejaría que para librarse de las “garras del sexo”, las nenas se pongan un corcho y los varones, un nudo en su “pirulo”, simplemente porque no soy quien para decirlo, si les digo que no se arruinen la vida por ser inconcientes e impulsivos. Yo sé que ustedes quieren ser adultos, pero vivan bien su edad, que el tiempo subsana ese inconveniente. Sean responsables en la hora del “matadero”, y si son concientes y solidarios con sus eventuales compañeros/as, entonces denle con todo al viejo bunga-bunga y disfrútenlo con total placer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario