lunes, 15 de noviembre de 2010

LAS COSAS POR SU NOMBRE

Desde hace un tiempo a esta parte, he visto con cierta sorpresa, e  irrefutable dosis de gracia, que me causa risa, por supuesto, de como algunas palabras, que para muchos parece sonarles un poco fuerte, las cambian, a fin de suavizarles el sonido a sus castos y puritanos oídos.

Es como si les dieran mucha más importancia a la carga emocional subjetiva que al verdadero significado que ellas traen. Sin embargo y aunque parezca mentira, esto es realmente así.

Existe un temor natural a llamar las cosas por su verdadero nombre. Parece que estuviera escribiendo en chino, pero en seguida ustedes se darán cuenta de  lo que estoy diciendo.
 

A la antigua sirvienta, esa misma que se encargaba de todos los quehaceres de la casa, que trabajaba 18 horas por día e incluso soportaba los toqueteos del dueño de casa o los hijos de la familia, por cosa de los nuevos tiempos, se la llama ahora ASISTENTE DOMÉSTICA; a la otrora prostituta callejera, con oficinas  en la arteria principal o la plaza del pueblo, se la denomina actualmente PROFESIONAL DEL SEXO. A los niños de la calle, pequeños vagabundos que han sido marginados por sus propios padres, antes que por la misma sociedad, no sé porque motivo, han pasado a citárselos como NIÑOS EN SITUACIÓN DE CALLE.

Lo que antes llamábamos la trata de blancas, que era engañar, convencer o secuestrar a una mujer, generalmente blanca, con el fin de ejercer la prostitución o simplemente transformándolas es mera esclavas sexuales, ha pasado a decirse de ahora en más TRATA DE PERSONAS. Los ciegos ya no son más los ciegos, ahora son llamados LOS NO VIDENTES; los que antes eran llamados simplemente lisiados o paralíticos pasaron a denominarse PERSONAS CON CAPACIDAD DIFERENTE; los sordos reciben la nueva denominación de NO OYENTES.

Otra nueva denominación que se puede escuchar entre los medios de comunicación radial, es el de COMUNICADOR SOCIAL, que es el vetusto personaje del locutor, que se encargaba de pasar los avisos comerciales, las canciones de moda, que leía las noticias de los distintos matutinos o el pronóstico del tiempo. Pero que actualmente le ha agregado a sus tradicionales tareas, la de su opinión personal. No importando mucho, si dicho personaje tiene o no conocimiento de lo que dice o interpreta.   

Antes para cruzar el Puente de la Amistad, teníamos el ómnibus internacional o en su defecto, el taxi. Pero ahora existe algo relativamente nuevo y al que se lo llama TRANSPORTE ALTERNATIVO y que es el conocido furgón con asientos que funciona como taxi pero cobra como colectivo. Rara mezcla de jabalí con cigüeña. 

De aquella vieja costumbre que teníamos de pedir autoestop a cualquier amigo, para que te acercara hasta cierto lugar, en su motocicleta, ahora, por una cuestión más económica que otra cosa, a pasado a constituirse en todo un servicio denominado MOTO-TAXI, que prácticamente es el mismo que aquel que hablamos, solo que ahora se debe pagar. 

Antes, cuando se quería farrear con las chicas, de las llamadas fáciles, íbamos derechito al quibombo o para decir algo más delicado prostíbulo. Ahora no, cuando queremos divertirnos vamos directamente a la CASA DE MASAJES. En otra época cuando tu hermana, novia, madre o cualquier mujer quería ponerse linda para algún evento especial, recurría a la vieja peluquería de barrio. Pero hoy se ha sofisticado un poco este tipo de negocio y han pasado a llamarse CENTRO DE ESTETICA INTEGRAL.

Hasta no hace demasiado tiempo, cuando uno bien quería zafarse del Servicio Militar Obligatorio, buscaba cualquier excusa más o menos coherente como para que te la puedan creer, en cambio hoy, que las cosas se han modernizado, y están de moda todo lo referente a los derechos humanos, dicha disculpa a pasado a llamarse OBJECIÓN DE CONCIENCIA.

En mi época, cuando una pareja continuamente se peleaba y no había forma de reconciliación, argumentaba frente al juez que se llevaban “como perro y gato” pero ahora esa denominación más o menos de entrecasa a caído en desuso, ya que a la misma causa de incidentes ha pasado a denominarse INCOMPATIBILIDAD DE CARACTERES. 

Antiguamente cuando se arrojabas basura en cualquier terreno baldío o a la vera de cualquier ruta nacional eras simplemente un puerco maleducado, pero hoy en día ese apelativo ha sido trocado por uno algo más elegante, pero igualmente despectivo como el de DELINCUENTE ECOLÓGICO. Lo mismo sucede con el tratamiento que se les daba a ciertas criaturas que eran tan “cabezudas” que de por sí merecían un buen “akâpete”, pero hoy en día los psicólogos aconsejan no castigarlos de esa manera porque pueden adquirir un  sinnúmero de TRAUMAS y COMPLEJOS PSICOLÓGICOS.

No importa que el tiempo le cambie el nombre a las palabras, lo importante es el concepto que tenemos de cada cosa, porque el ciego seguirá siendo ciego por más que lo llamemos NO VIDENTE; el político que usa su cargo para llenarse los bolsillos será un LADRON y el campesino que invade tierras que no son suyas será simple y llanamente un DELINCUENTE. Es por eso que no me gustan las nuevas denominaciones porque a mí siempre me gustó llamar a las cosas por su nombre.

1 comentario:

  1. ¡Excelente! No me extrañaría que en algún momento, cansados esos "neologismos" (que ignoro si merecen ese nombre), volvamos nosotros o generaciones venideras al origen de las cosas, para volvernos a cansar y comenzar con nuevas nomenclaturas, como de hecho viene ocurriendo. Gracias por el contenido político-social de algunos comentarios ("el ladrón siempre será ladrón", etc.) que nos hace reflexionar, muy por encima de lo agradable de esta columna. Y gracias por tu empeño en mantener valores, reflejados a través de nuestra habla.

    ResponderEliminar