domingo, 31 de octubre de 2010

LAS VELAS DE SANDRA

Las cosas más locas que he escuchado en mi larga vida, siempre han venido por parte de los políticos. Ideas descabelladas, propuestas impracticables o planes sin sentido. Sin embargo la intendenta de Ciudad del Este, Sandra Mc Leod de Zacarías, batió, en mi opinión, todos los record que se tenga memoria al respecto.

Precisamente el domingo 2 de noviembre, las personas que concurrieron al Cementerio Municipal del Barrio Don Bosco, con el fin de recordar a sus parientes o amigos muy queridos, en un día tan sensible a los sentimientos del paraguayo, se encontraron con una muy desagradable sorpresa.

Para asombro de los ocasionales visitantes, se encontraron con el personal municipal, que estaba repartiendo velas, a cuanta persona mayor transpusiese los portones, con el fin de ser encendidas frente a los retratos de los seres queridos. Cada una de las velas portaba un rótulo con una inscripción que decía: Administración Lic. Sandra Zacarías. En un extremo lucía el escudo de la municipalidad y en el otro una inscripción con un logo: “51 años de su fundación”.

Sé, que la señora Sandra es una mujer muy ambiciosa y tiene un ego tan grande como sus sueños de poder. Sus propios actos lo confirman de esta manera. No habían pasado ni quince días que había asumido el mando comunal, cuando embanderó toda la ciudad, en lugares claves, con pasacalles que decían: “Realizado por la Administración  Sandra Mc Leod”. Pero ella aún no había hecho nada, solo tomado el poder, reemplazando a su marido renunciante, ya que este se encontraba postulado a la vicepresidencia de la Nación. 

Por lo tanto, ella no fue electa por decisión popular, si no colocada en el sitial de honor municipal, solo por ser la esposa de Zacarías Irún que, aunque a muchos no les guste, es el más grande caudillo colorado que tiene Alto Paraná desde los tiempos de don Carlos Barreto. Ella, al más puro estilo “Cristina”, solo habla por boca de su marido. No tiene una opinión propia formada, ni tampoco dones de mando, le falta velocidad para tomar decisiones rápidas, por lo que nació para ser mandada.

Pero esto al final de todo, no importa mucho. Lo único que parece querer lograr con esto es hacerse la simpática y lentamente comenzar a ganarse un espacio propio en la política e intentar ser electa, luego de este período, como intendenta. La idea no es mala, teniendo en cuenta que su maridito está planeando cosas mucho más grandes que una intendencia.

Sin embargo, si la señora intendenta dejara que le aconsejara, le diría que para ganarse a los electores, intente cosas mucho más positivas como obras de infraestructura que involucre mucha mano de obra y abarque varios barrios. Esos sí que son golpazos electorales de primer nivel. Intensificar la recolección de basura en la áreas, estandarizar las veredas, El frente del Colegio Regional, por ejemplo, no tiene vereda y está justo en entre la intendencia y la gobernación y por lo que se ve, a ninguna de estas dos instituciones estatales se les ocurrió siquiera hacer una simple vereda, aunque sea de ladrillo común. El barrial los días de lluvia así lo dice. En estas cosas  es que la gente quiere ver a las instituciones en acción.

Los baches cada día que pasan, son mucho más grandes y desde hace un buen tiempo que a las principales arterias, les falta unos buenos retoques. Nunca se solucionaron los raudales creados a partir de la construcción de la autopista de Tape Pora, especialmente en el km 4 y medio, ni en varios lugares más o menos cercanos.

Ya estamos entrando en la época de calor, y con todas estas lluvias, nos hemos llenado de mosquitos, sin embargo, aún no se ha visto al fumigador de Senepa por ningún lado. También es posible que falte agua en este verano, a pesar que estamos a pasos del octavo río más caudaloso del mundo. Crease o no. 

En fin son muchas las cosas que nos faltan y que implementándolas, serían un buen “gancho” a la hora de ganar muchos adeptos, pero regalar velas, no encuentro ni el chiste ni la gracia. Por que si hablamos en broma, tendríamos que las velas son demasiado útiles para esta época de tormentas eléctricas,  que están provocando una gran cantidad de cortes de energía. Y estos apagones duran mucho más de lo acostumbrado.

Otra utilidad que se le puede encontrar a las velas es la utilización para la práctica de la Umbanda o para iluminar los bailes rituales de la Macumba. Para distintos tipos de paye, magia negra y otras yerbas supersticiosas. Con lo cual nuestra intendenta se transformaría inmediatamente en Babú Mae Sandra de Oxun.

Ahora bien, las velas  son de un tamaño común, que de tener mayor largo y grosor, podrían entrar en la categoría de “consuelo de viuda” o “suspiro de monja”, pero como no lo son, mejor ni mencionarlo, por una simple cuestión de pudor. Da bien para entender, o no se como le explico, ¿no es cierto?

Por eso mismo, mi estimada señora, dejémonos de hacer tantas huevadas y comencemos a trabajar en serio. Le espera mucho tiempo útil y la ciudadanía la necesita para cosas realmente importantes. No se olvide que ya hemos entrado en el siglo XXI y hoy por hoy, regalar velas, está un poco fuera de moda. Por lo tanto, haga su parte que nosotros, si hace la suya, nos pondremos muy contentos, siempre y cuando no sé le termine por derretir su vela. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario