miércoles, 13 de octubre de 2010

¡¡¡VAMOS NEGRITO TODAVÍA!!!

Parece que los morenos están de última moda, en todo el mundo y si no me creen, tenemos varios ejemplos, como pueden ser: “Tiger” Woods en el golf, a Lewis Hamilton en automovilismo, LeBron James, la actual revelación de la NBA y la súper estrella de los Cleveland Cavaliers. Will Smith, Martin Lawrence y Denzel Washington, arrasan con la recaudación, en cada una de las películas en que actúan.

Y como frutilla de la torta, apareció en el horizonte político internacional, otro morochazo llamado Barack Hussein Obama Jr, quien es actualmente, el hombre de color que más cerca ha estado jamás, de sentarse en el sillón del salón presidencial de la Casa Blanca, cuando ganó las primarias y el derecho a competir con  Hillary Clinton por la representación del partido Demócrata durante las presidenciales de noviembre del 2008.

El tercero en discordia era el “reemplazo preferido” de don George Bush, es decir otro ultraderechista empedernido, llamado John Mc Cain y por lo tanto, el candidato más o menos potable para el tradicional partido Republicano. Cuando este multimillonario empresario de la cerveza, ganó su interna, pensó seguramente que cualquiera de sus eventuales opositores, serían bastante fáciles de vencer.

El político cervecero estaba convencido que los haría puré, apenas los enfrentara. Dedujo muy sencillamente que si le tocaba Hillary Clinton, jamás un pueblo tan machista como el norteamericano dejaría que una mujer dirigiera los destinos de la nación más poderosa de la Tierra. Aunque reconocía que ella tenía un gran mérito, se la “banco” a pie firme, la joda de su marido con aquella “loca” de Mónica Lewinsky, sin hacer ninn tipo de escándalo. Y eso despertó cierta simpatía y admiración en los  electores.

Si llegaba a ser el “negro” Obama, primero tendría que ganarle nada menos que a una ex-primera dama, de un ex- presidente que es muy querido y popular en el país. Pero en caso virtual que pasara lo peor y le ganara a Hillary, nadie en USA votaría a un moreno como presidente, sabiendo que allí hay miles de bolsones de un ancestral racismo hacia la gente de color. Especialmente enquistado en los estados del sur.

Por lo tanto John Mc Cain, se restregaba las manos con una maliciosa sonrisa en sus labios. Pensó para sí mismo: “esto va a ser más fácil que hacer enojar a Nicanor”. Sin embargo, tanto el millonario cervecero como el resto de la plana mayor republicana quedaron con la boca abierta, tras la gran ventaja que el hawaiano Obama le sacó inesperadamente a ña Clinton.

Y qué hizo de milagroso este abogado moreno para ganar por un margen tan amplio, que llegó en cierta medida a desmoralizar al ex-marino de guerra Mc Cain. Muy simple, prometió terminar con la intervención norteamericana en Irak, repatriando a todos los soldados y que los cascos azules se encarguen del tema. Pero el punto de gracia de la fiesta fue cuando dijo que debían volver urgente, ya que morían entre 40 a 50 soldados por día, durante 5 años, que son muchas más, que lo que duró toda la operación en sí.

Y agregó que de ese total, como en todas las últimas guerras, el 80 % de los muertos, son de raza negra o bien hijos de inmigrantes hispano-parlantes. Con este discurso, el morenazo comenzó a despegarse de ña Clinton  violentamente, hasta quedarse con la nominación oficial de candidato por el partido Demócrata. Para sorpresa de todo el mundo, inclusive al marino cervecero y su padrino, don Jorge.

Ahora ambos candidatos se encuentran trabajando a “full”. Obama, está recorriendo todo el país, prácticamente casa por casa, que tan  buen resultado le dio contra la señora Clinton. Mientras que el viejo Jhonny, está tratando de reagrupar sus desbandadas y sorprendidas fuerzas. La verdad, es que su padrino, en estos últimos años, mucho no lo ha ayudado, es más, Jorgito ha hecho todo lo que no se debía hacer.

Entre otras cosas, creó, en poco tiempo, el mayor déficit que jamás EEUU ha tenido, ni siquiera durante las dos guerras mundiales, Corea o Vietnam. Mandó el dólar al tacho,  por un tiempo demasiado prolongado, con lo que varios países, ya están pensando, en cambiar al famoso “verde” por el revitalizado euro.

Se metió en una guerra totalmente perdida con Irak y no quiere salir, por un estúpido orgullo, solo que cuando empezó la “diversión”, tenía muchos socios y estos con el tiempo no quisieron seguir la locura de Bush y entraron en razón, además que las amenazas árabes, son realmente de temer, y si no, las Torres Gemelas son un testimonio de ello. 

El único problema que tiene nuestro querido morenito, es su compañero de fórmula. Obama ya tiene a su equipo totalmente armado, pero está soportando grandes presiones y alguna que otra intimidación desde el campamento de los Clinton. El moreno sabe que ella tiene un carácter bastante putrefacto, pero lo peor de todo es que su marido va a querer meter sus narices en plato ajeno y eso al hawaiano le hace salir espuma por la boca.

Por ahora le lleva al viejito una buena ventaja en los primeros sondeos. En fin, lo veo con bastante juego de cintura y sus propuestas son bastante creíbles. Si soluciona este pequeño problema, de vice, creo que la Casa Blanca es suya y por mucho tiempo. Por eso exclamo muy  contento ¡¡¡Vamos negrito todavía!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario