miércoles, 8 de septiembre de 2010

20 LECCIONES PRÁCTICAS PARA RECONOCER A UN BADULAQUE

Todo el mundo habla, comenta e indica con el dedo a tal o cual badulaque, pero muy poca gente sabe lo que eso significa. En realidad se llama badulaque al tipo egoísta que solo piensa en sus propios intereses y nada en el ajeno. Es creído aunque no tenga con que respaldarlo. Insensible a los ruegos ante sus abusos y generalmente sádico por hacer sufrir a sus semejantes.


Ahora que usted ya se ha ubicado, le voy a proveer 20 formas distintas de identificar a un badulaque, por más que esté disfrazado de ser humano.

1.- Aquella persona que vende leche, verdura o cualquier cosa vencida o pasada y no la quiere cambiar y encima pone mala cara.

2.- Cuñado, amigo, compañero de trabajo que le pide desesperado un 100 mil, o un libro, o su CD preferido y nunca más lo ve. Si se le requiere, se enoja.

3.- Ir a cobrar un 20 mil a la otra punta de la ciudad, 30 veces y en cada visita oír excusas diferentes o bien se hace negar.

4.- Ese motociclista que hace “disparos con su escape” justo cuando nos estábamos durmiendo.

5.- Hacer malabarismos y piruetas al cruzar una calle para evitar que cualquier motociclista inconciente nos atropelle.

6.- A los vendedores ambulantes de los colectivos que nos ensucian inevitablemente nuestros zapatos o nuestros pantalones.

7.- A los miles de vendedores ambulantes que te rompen la paciencia una y otra vez con sus productos que no usamos ni nos interesa comprar.

8.- A esos limosneros sordos, pero que oyen, o los que hacen trabajar a los niños disminuidos físicos y mentales para compran caña y sacan partido de nuestra sensibilidad.

9.- Al que baja la palanquita para que nos quedemos sin luz, a pesar de tener ahí nomás, la represa más grande del mundo.

10.- A los automovilistas que recorren la ciudad de madrugada escuchando música a todo volumen.

11.- A estos mismos automovilistas doblemente badulaques por llevar encima a 4 ó 5 mongos, en vez de 4 hermosas niñas aburridas a tomar el fresco de la noche.

12.- A aquellos vecinos que nos torturan los oídos con sus parlantes a todo volumen los domingos de madrugada o a la siesta, en el único día que podemos descansar.

13.- A esos malos vecinos que dejan sueltos sus perros de noche por la calle y nos obligan a llevar piedras u honditas en nuestros bolsillos, cuando regresamos tarde a casa.

14.- Al vecino de al lado, que quema su basura o su pasto recién cortado, en el preciso momento que el viento nos viene a nosotros.

15.- Al técnico de electrodomésticos, informática, celular, o cualquier aparato delicado, al que nunca termina por encontrar la falla, pero como uno no entiende un pepino, siempre nos vacuna.

16.- Aquel arriero perõ que se postuló para concejal municipal y que apoyamos. Ahora lo ves pasear en auto cero km., y un ejército de albañiles remodelan su rancho kue.

17.- Aquel diputado, que comía por años en casa y al cual le pedimos un trabajito para nuestro hijo o pariente, y ya se olvidó de nosotros.

18.- A ese intendente que no hizo nada en cuatro años, pero que ahora hará mucho menos, si gana la gobernación.

19.- Ese que le gusta hacer bromas justo cuando uno está nervioso porque el trabajo no sale, y encima se enoja si no lo atendemos.

20.- Aquel que se arrima en el momento que estás hablando con esa chica que tanto esperaste hasta encontrarla sola, y no hace caso a las señas para que desaparezca.

Estos son algunos ejemplos, pero seguro ustedes encontrarán muchos más tipos de badulaques. De eso ni dudarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario